_
_
_
_

El Zaragoza, último semifinalista

El Betis sólo volverá a jugar la Recopa si gana esta competición. El Zaragoza lo había apeado en la ida. Luis Aragonés era escéptico respecto a las estadísticas de un Betis que en toda la Liga no le había hecho cuatro goles a nadie y de un Zaragoza que era el equipo que más veces ganó fuera de su estadio.El primer gol del partido lo anotó el público, pero esos goles no cuentan. El estadio estaba engalanado como en las grandes ocasiones, con las gargantas y los corazones a punto para la hazaña maltesa. Malta también empezó marcando en aquel mítico 12-1. El Zaragoza se adelantó al cuarto de hora. El Betis necesitaba 5 goles. Pier, objeto de la falta que precedió a este primer tanto, anotó el segundo gol de los aragoneses dos minutos después tras un clamoroso fallo de Otero, que echó por tierra su proceso de rehabilitación.

El partido de fútbol requería un marcador de tenis, 6 goles para superar la eliminatoria, con una hora de partido por delante. Un gol cada 10 minutos. José Ignacio y Acuña hacían una tarea impresionante en el centro del campo. Parecía que con Alexis las cosas iban a ser diferentes. Hasta el líder totémico de este equipo recibe los silbidos de la grada. Y Alfonso pierde las buenas maneras viendo la tarjeta por una absurda entrada a Sundgreen. El Betis tiene que reponerse como sea. No ya por la Copa. El Zaragoza lo recibe el domingo en Liga y le ha hecho ya 8 goles en la temporada.

Al filo del descanso, las estrellas del Betis parecen asumir el mando. Córner de Jarni, cabezazo de Finidi, gol de Alfonso. Noticia. Dos goles de Alfonso en los dos últimos partidos. Atrás quedan debates menores. Detractores y partidarios de Otero. La disyuntiva entre el Pier de antaño o el Oli de hogaño. Sólo faltan cinco goles y toda la segunda parte. Un gol cada 9 minutos. Pier perdona a su ex equipo y el colegiado lo vuelve a perdonar no señalando un claro penalti de Otero sobre Kily.

El Betis sigue con las dos balas en la recámara, pero ayer lo desarmaron. Ni siquiera hubiera servido el gol del público, que al final estuvo condescendiente con un equipo que quería escribir una página épica y se quedó en el borrador.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_