Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una mujer en Toledo que llevaba cuatro años envenenando a su marido

María Ángeles Guzmán no vestirá el luto de su tan deseada viudez. Efectivos de la Policía Judicial la detuvieron el pasado día 29 tras confirmarse las sospechas de los médicos que atendían a su marido, Luis Ballesteros, de 44 años. El hombre, víctima de una extraña enfermedad desde hace cuatro años, empeoraba cada vez que salía de la UCI pese a los cuidados de su solícita esposa, que incluso se saltaba los consejos médicos y le suministraba bebidas dentro del centro sanitario. En cada trago, María Ángeles, de 34 años, ponía cianamida, un medicamento que en grandes dosis puede ser mortal. La detenida ha alegado que sólo quería dejar a su esposo paralítico para que dejara de beber.

Luis Ballesteros, que trabaja como carpintero en Fuenlabrada (Madrid), permanece ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital Virgen de la Salud aquejado de encefalopatía y hepatitis A provocadas por el lento y metódico envenenamiento al que le sometía su esposa desde hace cuatro años. La pareja, residente en Illescas (Toledo), tiene tres hijos de 8, 11 y 15 años de edad. Los vecinos han confirmado que no había una buena relación entre el matrimonio.La investigación se inició cuando los médicos del hospital en el que estaba ingresado el marido de Ángeles intuyeron que algo raro estaba pasando. El paciente sufría una extraña sintomatología que empeoraba cada vez que salía de la UCI para ser ingresado en una habitación de planta. Állí le esperaba su preocupada esposa quien, a pesar de la prohibición expresa de los médicos, le daba bebidas regularmente. Personal del hospital obtuvo muestras de los líquidos y los enviaron al Instituto Nacional de Toxicología.

Allí descubrieron que María Angeles estaba dando a su marido cianamida en cada trago, un principio activo que se utiliza como tratamiento contra el alcoholismo. Si se ingiere con bebidas alcohólicas produce sudoración, vómitos y náuseas. La mezcla, suministrada a grandes dosis puede provocar la muerte. María Angeles había comprado el medicamento en distintas farmacias de Illescas y Toledo con recetas blancas, las que facilitan los médicos particulares.

La brigada judicial de Toledo detuvo a María Ángeles, a quien vigilaban desde mediados del mes de enero, el pasado jueves cuando iba a entrar en el hospital. En su bolso encontraron una ampolla del medicamento con cianamida. El juzgado número 3 de Toledo, que instruye el caso, ordenó su ingreso en la prisión de Carabanchel.

Según informó ayer el jefe superior de Policía de Castilla-La Mancha, Alejandro Espejo, en un registro en el domicilio conyugal se halló una póliza de seguros por valor de medio millón de pesetas para cubrir los gastos de enterramiento con vigencia desde el 1 de enero de 1998.

La futura viuda dejó otra muestra de su prevision: a pesar de que los médicos no desahuciaron en ningún momento a su marido, sobre la cama de matrimonio encontraron, bien colocados y planchados, una falda y un jersey de mujer de color negro, así como un traje gris de caballero, una camisa y ropa interior nueva que supuestamente hubiera utilizado como mortaja.

Espejo aseguró que por el momento no se sabe si hay otros seguros de vida.

Según las investigaciones, la víctima nunca pudo sospechar lo que estaba pasando porque el medicamento es incoloro e insípido, a pesar de que en los últimos meses e incluso en el hospital se lo suministró en grandes dosis para acelerar el fatal desenlace.

La 'viuda negra'

Los investigadores del caso de la envenenadora de Toledo han subrayado las coincidencias con el de la llamada viuda negra de L'Hospitalet, ya que ambas ultilizaron el mismo medicamento con cianamida para intentar deshacerse de sus víctimas. Precisamente ayer se supo que la Fiscalía ha presentado un recurso de casación por infracción de ley ante la Audiencia de Barcelona contra la sentencia que absolvió de cinco asesinatos, cuatro de ellos en grado de tentativa, a Margarita Sánchez, y la condenó a 34 años por delitos de lesiones, robo, estafa y falsedad.El fiscal hace mención en su recurso el apartado número 1 del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal referido a los recursos de casación por infracción de ley. En opinión del acusador público, existen pruebas de la comisión de los asesinatos, y recurre porque el tribunal no ha condenado a la viuda negra por los delitos imputados y sí por tres delitos de lesiones, no imputados por las acusaciones.

El fiscal pidió para Margarita Sánchez 80 años de prisión al afirmar que envenenó con cianamida a sus víctimas -su marido, su suegra, dos vecinos y un amigo- para quedarse con su dinero. El juez estimó, sin embargo, que la mujer, "analfabeta y sin instrucción", conocía los efectos nocivos del fármaco, pero no actuó con ánimo de matar, y sí de lesionar para atontar a sus víctimas y robarlas.

Su hija, Sonía Navarro, menor de edad en la época de los hechos y ahora con 18 años, también fue condenada a cuatro anos por ayudar a su madre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 1998

Más información

  • Ángeles Guzmán tenía lista su ropa de luto, la mortaja de su esposo y la póliza de entierro.