Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 3.000 taxistas colapsan la ciudad en una protesta salarial

Más de 3.000 taxistas colapsaron durante tres horas el sur y el centro de la ciudad en protesta por su situación salarial y laboral. La concentración, convocada por la Federación Profesional del Taxi, que agrupa a un tercio de estos conductores madrileños, comenzó a las once de la mañana en la calle de Méndez Alvaro (Retiro) y finalizó tres horas después con un colosal atasco en la plaza de Cibeles. Pero la marcha de los taxistas no sólo impidió la conducción en el centro, sino que a lo largo de su recorrido también afectó a la circulación en la M-30 sur, en Arganzuela y Puente de Vallecas.

Los taxistas exigían, entre otras cosas, la posibilidad de exhibir publicidad en el exterior de sus coches, la revisión de las tarifas y un control de la competencia desleal. En la protesta, sin embargo, no participó la Asociación Gremial, opuesta a la Federación y mayoritaria en el sector. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, calificó la concentración de "absurda" y provocada por "luchas internas" entre taxistas.

PASA A LA PÁGINA 3

Tarifas congeladas

Los taxistas culpan al alcalde de su situación económica

Las principales demandas de los taxistas son la revisión de unas tarifas "que llevan tres años congeladas", las restricciones de tráfico en la almendra central de la ciudad para los vehículos privados y la posibilidad de exhibir publicidad exterior en los taxis. Además, pretenden que el consistorio pague el canon de 25 pesetas por el uso del nuevo aparcamiento de Barajas.El alcalde, José María Álvarez del Manzano, aseguró que la protesta de ayer "no tiene justificación" porque todo "se debe a una lucha interna" dentro de la propia federación. El regidor insistió en que "el Ayuntamiento mantiene conversaciones con los taxistas para solucionar sus problemas" y añadió que se llegó a un acuerdo para seguir negociando en los próximos meses.

Juan Sánchez, por su parte, negó este punto: "Lo único que hacen es darnos largas y mentir como bellacos. Lo que quieren es esperar hasta las próximas elecciones para ponerse las medallas". A pesar de que ayer apenas hubo incidentes, algún que otro huevo alcanzó a conductores que no secundaban la huelga. También se escucharon gritos de "esquiroles" y "vendidos".

Los taxistas volverán a manifestarse el próximo día 30, coincidiendo con la celebración de un pleno municipal, aunque con una variación en el itinerario, que discurrirá entre el paseo de Camoens y la Puerta de Toledo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1998

Más información