Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide que se sancione al fiscal jefe de Toledo por "incitar al crimen"

Las afirmaciones del fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Toledo, Miguel María González-Blanco, durante el juicio por el asesinato de Anabel Segura, en el sentido de que asesinar puede ser "un negocio barato" por las penas que impone el nuevo Código Penal han provocado una dura reacción en el Grupo Parlamentario Socialista. Su secretaria general adjunta, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer que estas afirmaciones, "lejos de constituir una defensa de la legalidad, incitan al crimen". Por ello, el PSOE piensa exigir al fiscal del Estado la apertura de un expediente disciplinario "que depure las responsabilidades en que haya podido incurrir y que ya motivaron la reprensión en la propia sede judicial, por parte del presidente del tribunal".

El fiscal de Toledo dijo también durante la vista del juicio que los acusados podrían estar "en la calle dentro de seis años" por las ridículas penas del Código. Según Fernández de la Vega, "el fiscal debe saber que la falsedad de sus afirmaciones se descubre de inmediato con una simple comparación entre el Código Penal vigente y el anterior". La diputada explicó que en el código anterior, "las penas fijadas debían ser reducidas automáticamente del nominal previsto en un tercio, siendo el resultado la pena que finalmente se cumplía, mientras que en el Códlgo Penal vigente el tiempo de cumplimiento efectivo coincide con la pena realmente impuesta".

Según la diputada, en el caso del asesinato de Anabel Segura, la aplicación del artículo 76.1.a del Código vigente incrementa los 20 años fijados con carácter general a 25. Igualmente rechazó la afirmación de que si son condenados los procesados pueden estar en la calle en seis años, ya que para obtener la libertad condicional "se exige, entre otros requisitos, haber extinguido tres cuartas partes de condena, lo que en el caso concreto significaría, de ser condenados los acusados a las penas solicitadas por el fiscal, haber extinguido 18 años y medio de condena".

En su opinión, el comportamiento del fiscal de Toledo "sólo encuentra explicación en su talante reaccionario, en su incompetencia, su falta de profesionalidad o en el abandono por su parte del estudio, comprensión y aplicación de la legalidad vigente", lo que le convierte, dijo, "en cómplice de los efectos que denuncia".

Por contra, el portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura, José Luis Requero, calificó de "muy dignas de tener en cuenta" las reflexiones del fiscal de Toledo. Requero comparó el nuevo Código con el Titanic: "Hace agua en su viaje inaugural; ya ha chocado con muchos icebergs".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1998