Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Concierto por TVE

En la víspera del día de Reyes, TVE ofreció el concierto de Los tres tenores. Qué maravilla de calidad interpretativa. Sólo el hecho de venir a cantar los tres a Madrid ya es en sí un hecho excepcional. No importa tanto (a mi juicio) que se haya aprovechado que era el cumpleaños del Rey. Para mí, lo verdaderamente significativo es el acontecimiento cultural y musical que ello trae. El caso es que yo, viéndolo por televisión (televisión pública), no se puede decir que fuera nada afortunado. El sonido de la orquesta no era ni mucho menos perfecto. Y si hablamos de las imágenes, desastrosas.Hace pocos días que pudimos ver y escuchar el concierto del 1 de enero por la Orquesta de Viena. Perfección en la presentación, en la presentación en todo el transcurso del concierto (¿hubo acaso en el de Madrid algún comentarista por TVE?), perfección en el sonido y en las imágenes. No me pregunten cómo saben los cámaras que en este momento va a tocar la percusión o el fagot. Lo cierto es que, en el momento de tocar esa primera nota de solista, ahí está la cámara. Y es que en el de aquí, además de los tres fabulosos tenores había muchas partes orquestales que la cámara del fondo recogía con las sombras de varias cabezas de espectadores que tenía por delante. Abominable.¿Que este país va bien? Pues no lo sé. Lo que sí sé es que para el fútbol se destinan unas cifras que sólo para blindaje de algunos jugadores se estiman en unos 20.000 millones de pesetas. En los campos de fútbol, cuando un delantero le está tocando las partes sensibles al defensa para intentar entretenerle, ahí está la cámara. Y para un concierto en el que supongo se exportaba a muchos países, con un repertorio muy denso en música latina, trozos de zarzuela, ¿qué teníamos? Pues a Televisión Española.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de enero de 1998