Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas critican el proyecto del Gobierno de reformar la justicia

, Los portavoces de Justicia de CiU y PNV en el Congreso, Manuel Josep Silva y Margarita Uria, se mostraron ayer contrarios a la reforma de la Administración de Justicia que pretende realizar el Gobierno, cuyos primeros rasgos adelantó el sábado pasado el portavoz popular de Justicia, Andrés Ollero, y que afectará entre otras a la Ley del Jurado y al Código Penal.

Silva aseguró a Europa Press que su partido no estaría dispuesto a apoyar al Ejecutivo en una "revisión global de oficio de las leyes penales y procesales" aprobadas por los gobiernos socialistas. "He visto demasiado revisionista el planteamiento del Partido Popular", afirmó. En cambio, se mostró partidario de apoyar al Gobierno en el caso de que se quisieran corregir las deficiencias jurídicas de algunas leyes, o la agilización de los procesos penales.

Para el portavoz de CiU, el deterioro de la imagen de la Justicia en España es resultado de las críticas, "durísimas y desproporcionadas", que algunos partidos políticos han hecho, contra varias resoluciones judiciales. "Esto no se resuelve con leyes procesales, sino que requiere más diálogo". Con estas palabras Silva pidió retomar el "consenso constitucional" que en su día se alcanzó sobre la Justicia, para replantear la función del Poder Judicial y su relación con otros poderes.

Por su parte, la portavoz de Justicia del PNV en el Congreso, Margarita Uría, declaró que el proyecto del Gobierno es demasiado ambiguo y abogó porque se precise aún más qué puntos es necesario revisar. Además respaldó la necesidad de que siga siendo el Congreso quien designe a los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y que los principales cargos de Justicia comparezcan antes de su nombramiento ante la Comisión de Justicia e Interior para que se analice su currículo.

Críticas de los jueces

La posible reforma de la Administración de Justicia también recibió ayer críticas de algunas asociaciones judiciales. El portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura, José Luis Requero, comentó a Europa Press que las medidas no pretenden hacer una reforma integral de la justicia. "El problema de fondo -añadió- es que el Ministerio de Justicia funciona a base de parches e improvisación".El portavoz de Jueces por la Democracia José Antonio Alonso se mostró escéptico ante las reformas anunciadas: "son bastante desvaídas y poco concretas". Según dijo, la reforma no será tal si, como se concluye de lo propuesto por el Gobierno, sólo supone "la reforma de la Ley del Jurado y la vuelta al término anticonstitucional de corrupción de rnenores".

La asociación Francisco de Vitoria es, en cambio, favorable a la propuesta del Gobierno. Según su portavoz, María Tardón, la reforma "incide sobre las cosas que, después de dos años y pico de Gobierno, veníamos pidiendo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1998