Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIALES DE NATACIÓN

Las chinas empiezan con dos medallas

Yan Chen, una de las nadadoras que levanta más sospechas, ganó los 400 estilos

, Las nadadoras chinas han comenzado a acaparar medallas en natación. Ayer, en la primera jornada, subieron al podio de las dos pruebas femeninas que se disputaron, los 100 libres y los 400 estilos. La polémica especialista en 400 estilos, Yan Chen, una de las componentes del equipo que más sospechas ha suscitado -Chen ha rebajado en más de 19 segundos su marca desde los Juegos de Atlanta, y eso en natación es todo un abismo-, no tuvo ningún problema para hacerse con el oro. Su compañera Ying Shan fue bronce en los 100 libres.

Las chinas fueron ayer el centro de atención de todas las miradas, pero el público australiano parece haberse conformado con la cabeza de la bracista Yuan Yuan, sancionada y devuelta a su país por llevar en la maleta hormonas de crecimiento. Ayer no hubo nadie que se volviera de espaldas cuando sonó el himno chino en el Challenge Stadium de Perth. Las palmas de la mayoría aplastaron los pitos tímidos del sector más recalcitrante del público. Chen ganó su prueba con autoridad. Paró el crono en 4.36.66 y se quedó muy lejos del récord del mundo que posee ella misma desde octubre de 1997 (4.34.79). La nadadora, de 17 años, comentó que el escándalo de Yuan Yuan había afectado mucho a todo el equipo. "Nos sentimos mal, estamos desanimados por lo que ha pasado y esto nos está afectando al competir", confesó.

Dos segundos

Pese a la falta de moral, Chen fue capaz de sacarle dos segundos a la siguiente clasificada, la ucraniana Yana Klochkova. En cambio, su compatriota Shan, que partía como favorita para el oro en los 100 libres, se tuvo que conformar con la tercera plaza. El oro se lo llevó (54.95) la estadounidense Jenny Thompson, mientras que la plata fue a parar a la eslovaca Martina Moravcova, una todoterreno que parte como favorita en cuatro pruebas individuales.Pero el mayor atractivo de la jornada fue el australiano Michael Klim, el único hombre capaz de arrebatar el trono de los 100 libres al ruso Alexander Popov. Klim hizo ayer un alarde de talante y buena forma física en los 200. Se llevó el oro y estuvo a punto de pulverizar el récord del mundo. Acabó con 1.47.41, a menos de ocho centésimas. Su actuación fue lo más reseñable de una primera jornada que causó cierta desazón por la falta de nivel. Los grandes no están a tope. Sólo los australianos parecen haberse preparado a fondo. En cambio, superpotencias como Rusia o la propia China están dando una sensación preocupante de falta de forma.

La prueba de 100 metros braza masculina confirmó el presentimiento que habían despertado las eliminatorias de la mañana. Se la adjudicó sin problemas el belga Frederik de Burghgraeve, recordman del mundo de la distancia, pero lo hizo con un discreto 1.01.34 lejano del registro de 1.00.60, que consiguió en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96. Los cuatro españoles que compitieron ayer tuvieron suerte diversa. La especialista en 400 estilos Lourdes Becerra, séptima en Atlanta, logró el tercer puesto de la final B, con un tiempo de 4.47.52, su segunda mejor marca desde el 4.45.17 olímpico. Los debutantes Javier Botello y Juan José Torrado -el último acaba de dejar la categoría junior- no lograron clasificarse para finales en los 200 metros libres, una prueba con un nivel muy alto. Ocuparon las plazas 22 y 26 respectivamente, de un total de 65 competidores. Tampoco lo consiguieron Claudia Franco en 100 libres ni Marc Capdevilla en 100 braza. Ambos estuvieron muy lejos de sus mejores marcas personales.

Las esperanzas españolas se centran hoy en la actuación del canario Frederik Hviid, sub campeón de Europa de 400 metros estilos, que intentará acabar con un buen puesto en la final de su prueba favorita. Aparte de Hviid, hoy compiten dos nadadores españoles recién salidos de la categoría junior: Laura Roca, que nadará los 200 libres y Miguel Santolaya, que estará con Hviid en los 400 estilos. Aparte de esto, el interés del día se centra en el duelo que mantendrán en 100 braza la húngara Agnes Kovacs, un prodigio de 16 años, y la australiana Samanta Riley. Tal vez, ahí esté el primer récord del mundo de los campeonatos.

Por otra parte, el equipo femenino de waterpolo español quedó ayer excluido de la lucha por las semifinales al perder contra Holanda por 9-1. Ahora luchará por los puestos del 9 al 12. Quien sí estará hoy en una final es la catalana Gemma Mengual, que compite en la categoría de solos de natación sincronizada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 1998