Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP exige a Atutxa un despliegue especial de la Ertzaintza para proteger a los cargos del PP

"Hago un llamamiento especial a la Ertzaintza, como policía integral de este país, para que detenga a estos sinvergüenzas". Carlos Iturdaiz, presidente del Partido Popular en el País Vasco, pedía ayer en Santurtzi (Vizcaya), ante la tienda quemada de Victorio Fernández, concejal del PP en Erandio, eficacia en la lucha contra los sectores radicales que apoyan a ETA. Iturgaiz y Leopoldo Barrera, presidente del PP de Vizcaya, se acercaron a Erandio para solidarizarse con Fernández, que anteayer por la noche sufrió en su negocio, una tienda de electrodomésticos, un ataque con cócteles málotov.

El consejero del Interior, Juan María Atutxa, había asegurado poco antes de este nuevo sabotaje que muy pronto habría detenciones relacionadas con los numerosos actos vandálicos que se han producido en los pocos días que han transcurrido de este año. De momento, la Ertzairitza no ha capturado a nadie. Ayer, Iturgaiz, sereno, pero contundente, pedía ala policía vasca un "despliegue especial" para salvaguardar y cuidar los bienes de los militantes del PP en Euskadi, principal objetivo del entorno etarra. El presidente de los populares vascos señaló a los concejales y cargos institucionales de su partido como "personas que viven con un riesgo clarísirno".La tienda de Victorio Femández Aguado fue incendiada por tres encapuchados. La Ertzaintza lo interpreta como una represalia por sus, declaraciones, el 26 de diciembre pasado, en las que que se ofrecía a ETA como "el siguiente de la lista" tras el asesinato del también concejal José Luis Caso.

En lo que va de 1998 se han registrado actos de violencia callejera en más de 20 localidades de Euskadi. Aunque no hay ningún detenido por estos sabotajes, Iturgaiz insistió en que su intención no era criticar a la Ertzaintza, porque' considera que hace todo lo posible por detener a los culpables. "Lo que haga la Ertzaintza está bien, lo que haga la Policía Nacional está bien, y lo que haga la Guardia Civil también está fenomenal. Lo que espero y deseo es que nuestra policía integral detenga a estos salvajes", manifestó. En sus palabras no faltó, en cambio, un reto al entorno de la banda terrorista. "Se han vuelto a equivocar. No les va a servir para nada, ni los ataques con cócteles mólotov ni los atentados directos con tiros en la nuca como a José Luis [Caso] y Miguel Ángel [Blanco]. No les van a servir para nada estos atentados contra la dernocracia".

El PP cuenta en Euskadi con 212 cargos electos, de los que 166 son concejales. La seguridad de todos ellos se estima en el propio partido en unos 600 millones de pesetas. Hasta el pasado diciembre el único representante electo popular en Euskadi con escolta pública era el propio Iturgaiz.

En línea más crítica, el portavoz socialista en el Parlamento de Vitoria, Fernando Buesa, sí se planteó ayer abiertamente la necesidad de mejorar la actuación de la policía vasca. "La actual forma de violencia callejera sólo se combate con una buena estrategia de información por parte de la Ertzaintza", dijo Buesa, quien advirtió que no es nuevo oír en algunos pueblos de Guipúzcoa que todo el mundo sabe quiénes son los autores de la violencia callejera. Su compañera de partido Rosa Diez, consejera de Comercio, expresó su deseo de que se cumpla cuanto antes el anuncio de Juan María Atutxa de detener a los saboteadores. "Cada vez más personas se preguntan cómo se están produciendo atentados y ataques a la vida y a los bienes de las personas sin que todavía haya responsables en prisión".

La violencia callejera en Euskadi contra partidos, sindicatos y organizaciones sociales va en aumento. Mientras en 1996 hubo 103 casos, en 1997 se alcanzaron los 138, lo que supone un ascenso del 33,9%. El partido que ha sufrido más agresiones es el PNV, con 50, las mismas que el año anterior. En segundo lugar se sitúa el PSOE, con 21 ataques, uno menos que en 1996, según informa Vasco Press. Además ha habido 31 agresiones a ciudadanos de a pie.

De momento, la Ertzaintza no ha detenido aún a ninguno de los numerosos jóvenes encapuchados protagonistas de los actos de estos primeros ocho días del año. La Policía Nacional sí se apuntaba ayer un tanto. La detención de Gaspar Axpe Bengoa, vecino de Otxandio (Vizcaya), por presunta colaboración con ETA. Axpe es el titular de la documentación que utilizaba el miembro de la banda terrorista Ramón Aldasoro, detenido el 1 de diciembre de 1997 por el FBI en Miami (Estados Unidos).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998

Más información

  • El entorno de ETA perpetró el año pasado 138 agresiones contra partidos, militantes y pacifistas