Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Santos Martínez Saura, secretario de Manuel Azaña

El que fuera secretario de Manuel Azaña, Santos Martínez Saura, de 87 años, falleció el pasado día 22 en la ciudad de México, según informaron fuentes de Izquierda Republicana. Martínez Saura, que residía en el país norteamericano desde 1939, forjó su amistad con Manuel Azaña en los círculos intelectuales del Madrid de los años veinte y en las conspiraciones contra la dictadura. Fue amigo de Luis Bello, José Díaz Fernández, Antonio Espina, Federico García Lorca, Cipriano Rivas Cherif y Ramón del Valle-Inclán. Militante republicano y activo dirigente en aquella época de la FUE, fue alumno y también amigo de Juan Negrín. Sufrió prisión y destierro en las postrimerías de la monarquía.En enero de 1935, tras la puesta en libertad de Manuel Azaña, pasó a ser secretario particular del entonces presidente de Izquierda Republicana, tras dirigir una intensa campaña junto a Cipriano Rivas Cherif y otros dirigentes del partido para obtener la libertad del perseguido político. Sustituyó en el cargo al poeta Juan José Domenchina y continuó en las mismas funciones tras la formación del Frente Popular y también después de la elección de Manuel Azaña como presidente de la República.

Testigo de lo acontecido en España hasta el final de la guerra, acompañó al presidente también en los momentos amargos de la derrota y el exilio. A finales de 1939 se exilió en México, donde llegó a ser un importante empresario cinematográfico. De igual modo tuvo relevante actuación en la agrupación de Izquierda Republicana en México. Fue presidente del Centro Republicano Español y asiduo colaborador de importantes diarios y revistas hasta fecha reciente. En México fue amigo de relevantes personalidades del país, como el general Cárdenas, Isidro Fabela, Francisco Martínez de la Vega y Reyes Heroles.

Martínez Saura deja escritas y aún no editadas unas interesantes memorias dedicadas, casi en exclusiva, a su periodo de secretario del presidente de la República Española. Entre sus obras hay que destacar la reciente aparición de Espina, Lorca, Unamuno y Valle-Inclán en la política de su tiempo, estudio en el que el autor refleja sus impresiones sobre estos protagonistas de la España de su tiempo y el papel de los intelectuales durante la II República española.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 1997