Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'Fergie boys'

Los jóvenes jugadores del Manchester provocan el entusiasmo en el fútbol inglés

El Manchester United camina incontenible por la Liga inglesa. Su exhibición en Anfield, donde derrotó 1-3 al Liverpool, ha abierto definitivamente las especulaciones sobre la verdadera categoría de este equipo. En mayo de 1998 se cumplirán 30 años de la célebre victoria sobre el Benfica en la final de la Copa de Europa que se disputó en Wembley. Desde entonces, la Copa de Europa ha sido el gran objetivo de un club que ha sufrido tribulaciones de todo tipo hasta establecerse como el gran equipo inglés de los años 90.Más que con el Manchester de los años 60, las comparaciones remiten a los formidables Busby Babes de la década de los 50. Como entonces, una gran generación de futbolistas ha crecido alrededor de un entrenador. Entonces fue el mitico Matt Busby. Ahora es otro escocés: Alex Ferguson.

En febrero de 1958 se cortaba de manera trágica la ascensión de un equipo espléndido. Duncan Edwards, Tommy Taylor, Roger Byrne... La mayoría de las jóvenes estrellas del Manchester United murieron en el accidente aéreo de Múnich. Entre los que sobrevivieron estaban Matt Busby y uno de sus protegidos: Bobby Charlton. Busby había tirado de la cantera de la misma manera que lo ha hecho Alex Ferguson desde su llegada al Manchester en 1986.

Desde 1967 hasta 1992, el Manchester fue incapaz de ganar un campeonato de Liga. Pero en las últimas cinco temporadas ha conquistado cuatro títulos, más tres de Copa desde 1990. El sueño de Ferguson era construir un equipo desde la base. Y ahora comienza a apreciarse la magnitud de su obra.

Al menos seis jugadores de la cantera son básicos en el esplendor actual del Manchester: los hermanos Phil y Gary Neville, los centrocampistas David Beckham, Nicky Butt, Paul Scholes y el extremo Ryan Giggs. Todos tienen cosas en común: son jóvenes, tienen carácter y responden a las nuevas ideas del fútbol que se cuecen en Inglaterra. Y además son complementarios.

Se esperaba con temor el efecto del abandono de Cantona, pero la respuesta de los chicos de Ferguson ha sido sensacional. Ni la lesión de Roy Keane, a quien se le tiene como paradigma del ardor guerrero, ha afectado a la estabilidad del equipo, que mantiene una trayectoria arrolladora en Inglaterra y Europa, donde ha ganado todos los partidos. Mañana los Fergie Boys juegan en Turín frente a la Juventus. Será un buen momento para medir las posibilidades de un equipo que despierta el entusiasmo en Inglaterra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de diciembre de 1997