Los síndicos de la quiebra del Grupo Cor afirman que fue "culpable y fraudulenta"

Los síndicos del Grupo Cor, en situación de quiebra desde mayo de 1991, han remitido al juzgado de Instrucción número 10 de Barcelona un informe que la califica como "culpable y fraudulenta". Asimismo, el informe pide responsabilidades para los administradores de la sociedad, dirigida por Jesús Balaguer y José Antonio Mediavilla, y denuncia la complicidad en la quiebra de Abbey National Bank, primera entidad hipotecaria del mundo, y de la aseguradora Winterthur.

El informe de los tres síndicos destaca que los responsables del consejo de Grupo Cor, cuyo presidente era Jesús Balaguer y su vicepresidente José Antonio Mediavilla, llevaron a la quiebra a Grupo Cor dejando una deuda de casi 4.000 millones de pesetas y llevando a la ruina a muchos de sus impositores". El informe asegura que Grupo Cor captaba inversiones y que para ello se valía de la "confusión y permisividad" de Abbey National y de Winterthur. Los péritos que califican la quiebra concluyen que los consejos de Grupo Cor y de sus filiales Abbeycor, Cornestone, WACI y WAC actuaban bajo control de Balaguer y Mediavilla, a pesar de incorporar como accionistas al banco inglés Abbey National Bank y a Winterthur.Los síndicos denuncian que poco antes de solicitar la quiebra necesaria, "Abbey National Bank compró a bajo precio las acciones de las empresas Abbeycor y Cornerstone, llegando a un ventajoso acuerdo con Jesús Balaguer, presidente también de la entidad quebrada". Los síndicos acusan, por otra parte, a Winterthur, que participaba con un 5% en la entidad Abbeycor, de beneficiarse por el anticipo de pagos y el reembolso de pagarés, así como de haber ingresado pagos que correspondían a Grupo Cor (55 millones de unas fincas). La sindicatura ha interpuesto demanda de retroacción de los pactos de Winterthur con Grupo Cor. Winterthur considera que su participación en empresas de Cor fue "de cortesía y les abandonamos tan pronto pudimos".

"Su vaciado patrimonial ha sido general y absoluto", concluyen los síndicos y los libros de Grupo Cor aprecian numerosas irregularidades, según los síndicos. Balaguer y Mediavilla, propietarios al 50% de Grupo Cor, "se parapetaron en las alianzas con Abbey National Bank, para el que obtuvieron una ficha bancaria española, con el beneplácito y cobertura de la, matríz inglesa". Balaguer fue consejero delegado de esa entidad a la que llamaron Abbeycor Nacional Hipotecario en el que Grupo Cor controlaba un 28%, el banco inglés Abbey National un 67% y, finalmente, Winterthur el 5%.

Según el informe pericial, Grupo Cor estaba en quiebra técnica un año antes de presentarla en los juzgados y para encubrir esta situación "desviaron un crédito de 900 millones concedido por el Banco de Crédito Industrial a una de sus participadas, Aerobuilding Palma".

Los síndicos también denuncian que en la contabilidad de Grupo Cor han hallado las facturas de un automóvil Ferrari. El deportivo fue requerido a Jesús Balaguer, quien nunca lo entregó. También denuncian otra operación "llamativa" de Balaguer, como fueron los pagos de 127,9 millones de pesetas que Grupo Cor hizo a la esposa e hijos de Balaguer.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS