Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS MASTERS DE HANNOVER

Sampras confirma su superioridad

La superioridad de Pete Sampras es incontestable. De los ocho mejores jugadores del mundo que han estado reunidos en el Masters de Hannover sólo uno consiguió ganarle: el español Carles Moyá. Pero fue el primer día, cuando el norteamericano aún no había entrado de lleno en el torneo. Después, todos sus rivales fueron ridiculizados y decapitados de una forma brutal. Sampras se proclamó ayer campeón. Es el mejor jugador del mundo y lo confirmó de nuevo con una victoria sobre el ruso Yevgeny Kafelnikov por 6-3, 6-2, 6-2 en 1 hora y 28 minutos.La impotencia de Kafelnikov llegó a tal extremo que cuando acabó el partido declaró: "Quería irme de la pista después del primer set. Sabía que cada vez iba a ser peor para mí". Su sufrimiento no concluyó allí. Kafelnikov, denominado el Pequeño príncipe, no pudo evitar su descalabro.

A pesar de llegar al Masters con la vitola de ser el jugador más en forma del circuito, Kafelnikov se convirtió en un muñeco en manos de su ejecutor. El ruso, campeón la semana pasada en el torneo de Moscú, rompió por dos veces el servicio de Sampras en los escarceos iniciales del partido. Sin embargo, cuando el norteamericano logró el break decisivo dé la primera manga (5-3) quedó claro que había entrado en trance.

Desde aquel momento hasta el final del partido Sampras perdió sólo siete puntos con su saque. Y esa tremenda seguridad en sí mismo, le permitió arriesgar de una forma desequilibrante en el resto. Kafelnikov hizo lo que pudo. No hay hoy ningún tenista capaz de concluir un punto con cuatro o cinco golpes ganadores consecutivos como hace Sampras. No hay, pues, quien pueda aguantarle cuando está inspirado.

"Intenté en un 150% volver a entrar en el partido, pero he sido incapaz", confesó Kafelnikov en un acceso de sinceridad. "Tras la primera manga, Pete comenzó a jugar un tenis increíble. Y mi conclusión al final es que no he tenido, ni una, ni una, ni una oportunidad. En el segundo y tercer set viví una situación vergonzante, porque todo lo que intentaba recibía una respuesta contundente por parte de Pete".

A sus 26 años, Sampras ha traspasado, la barrera del circuito actual. Se mueve en otra galaxia. Su guerra ya no es la de ganar todos los torneos en que participa esta temporada ha conseguido ocho títulos, entre ellos los del Open de Australia y Wimbledon-, sino la de ir acumulando méritos para ser considerado sin discusión el mejor jugador de la historia.

En este sentido, ayer Sampras fue proclamado por la ATP como el mejor jugador de los últimos 25 años, en base a una encuesta realizada por la asociación de tenistas entre la prensa especializada. Sampras, con 779 puntos, supera a Bjorn Borg (754), John McEnroe (721) y Jimmy Connors (634) Rod Laver, el único jugador que ha logrado completar dos Grand Slam, aparece en el octavo lugar (360 puntos). En la lista de los 25 mejores figuran Sergi Bruguera y Manuel Orantes.

"Es difícil decir si éste es o no mi mejor año", explicó Sampras tras su victoria de ayer. "He ganado dos Grand Slam, he acabado número uno por quinto año consecutivo, he ganado ocho títulos. Creo que he demostrado ser muy consistente. Pero no sé si ha sido mi mejor temporada".

Puede que no. Sin embargo, este año Sampras ha vuelto a mostrar una superioridad tan brutal respecto a sus rivales, que asusta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 1997

Más información

  • "Me quería ir de la pista tras el primer 'set"', dijo el ruso Kafelnikov