Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Un equipo iluminado

Exhibición. El Atlético volvió a exhibirse. Es evidente que ha encontrado el equilibrio. La calidad de sus ataques puso en evidencia la poblada defensa griega. Sólo queda corregir esos lapsos pasajeros que siempre le cuestan disgustos.Fantasia. El Atlético volvió a demostrar una excelente puntería. Atraviesa por un momento de inspiración total. Cada jugada de ataque se convierte en gol o casi. Hasta la fantasía tiene cabida en su repertorio. Si no que le pregunten a Vieri.

El Paok. Pronto se le vinieron abajo los planteamientos conservadores al equipo griego. Acumularon mucha gente en defensa dejando incluso que el Atlético evolucionara con libertad en el medio campo. Se desplegó al recibir el cuarto, justo cuando el equipo de Antic perdió el sitio.

Vieri. Está iluminado. Todo lo que toca lo convierte en oro. Mucho dependerá la marcha del Atlético de lo que le dure este estado de gracia. Consiguió sólo tres, pero pudieron ser el doble. A su efectividad une otras cualidades igual de importantes. Es generoso en el esfuerzo y con los compañeros.

Los goles. La ejecución de algunos de ellos fue un placer para la vista: el cabezazo de Andrei que sirvió para abrir el marcador, él pase, de precisión de Kiko en el tercero, la falta del griego a la escuadra, el derechazo de Lardín al mismo sitio y el de Vieri desde la línea de fondo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de octubre de 1997