Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Química

Una vez más ocurrió. Tras todas sus cavilaciones los dos capitanes dieron a conocer sus equipos para la primera ronda de partidos en esta nueva edición de partidos de Ryder Cup. Para Kite debió de ser coser y cantar, ya que, sólo tuvo que escoger ocho de entre sus doce superestrellas. Para Seve, y tal como barruntábamos ayer, debió de ser mucho más complicado. Seve nos gratificó con la definición de cuatro parejas a cada cual más lógica, menos alguna. Rocca-Txema, estaba más que cantada. Pura afinidad mediterránea, diáfano cristal de expresión corporal, esos dos están destinados a entenderse, cómo no, si hasta cenan juntos cinco noches por semana cuando coinciden en los torneos, Se necesitan como el hidrógeno al oxígeno para resultar agua destilada o como el carbono y el hidrógeno para crear la química orgánica. En cualquier caso, pura química. Faldo-Westwood. Pura especulación sobre el resultado final. ¿Se mermarán, se alearán, se fundirán bien para definir al "mejor jugador británico de la primera década del siglo XXI?. ¿Fallará? Pura química de resultado incierto, como todo lo futuro lo es.

Más información
El capitan frenético
Woods, paga la novatada
El veterano Monty

Parnevick-Johansson-Garrido. Los iceberg nórdicos con la rara, inexpresiva creación de un iceberg ibérico. Tres que no reflejan emocion, tres que actúan en perfecta armonía de un mundo interno, intimísta. Pura química una vez más.

Langer-Montgomerie. La cuarta química, menos alguna. El sajón, y el celta, el hielo y el fuego, el aire y el vacío sideral. No encuentro conexíón química, pero es verdad que, en mi vida, nunca la Academia Nobel me consideró candidato al galardón. Es posible que Seve haya inventado una nueva química.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS