Un constructor, acusado de castigar a un obrero readmitido

La Federación de la Construcción de la Madera de CC OO de Albacete (Fecoma) ha denunciado que un trabajador de este sector, Julián Muñoz Artarejos, estaba siendo castigado por la empresa en la que trabaja, Vecomal S L, a cavar una zanja de hasta 70 metros de longitud, un metro de profundidad y 90 centímetros de anchura, después de haber tenido que ser readmitido en dicha empresa tras declarar el juez que su despido fue improcedente.El secretario provincial de Fecoma, José Luis Ruiz, explicó que el "castigo" a este trabajador se debe a que el empresario, Juan José Cascales Martínez, "se vio obligado a devolverle su puesto de trabajo a Julián Muñoz para no tener que pagarle la indemnización que le correspondía de más de dos millones de pesetas, por lo que ahora tiene a este obrero cerca de dos meses trabajando en una zanja que no sirve para nada y que conforme la va realizando se la tapan de nuevo para que vuelva a empezar".

Por su parte, el empresario Juan José Cascales ha declarado a este periódico que "es mentira todo lo que dice Comisiones Obreras. Lo que pasa es que este sindicato, ya se sabe, lo que quiere es sacarle los cuartos al trabajador".

Trabajo inútil

Tras matizar que Julián Muñoz Artarejos y él son primos, "por lo que no quiero hacerle ningún mal, como lo prueba el hecho de que lleva trabajando conmigo siete u ocho años sin pegas". Añadió que el trabajo como peón que realiza este obrero "no es inútil sino un trabajo alternativo de la empresa que también han realizado otros trabajadores. Yo tengo varias obras y 40 peones y cuando flojea la faena en alguna de ellas en lugar de mandar a los obreros a su casa los mando a un recinto que ha comprado la empresa de 6.000 o 7.000 metros cuadrados a cabar para hacer después el vallado. Pero ni es un trabajo inútil ni sólo lo realiza él porque también ha habido otros trabajadores".

El empresario Juan José Cascales ha confirmado que ayer le visitó la Inspección de Trabajo a la que no tiene nada que ocultar, y que el peón había sido ya trasladado a otra obra.

Añadió asimismo que "el problema viene por la denuncia que me hizo y porque yo en lugar de indemnizarle lo readmití en el trabajo. Ahora está claro que no quería trabajar sino cobrar la indemnización por todos los medios y largarse, y por eso ha montado todo este lío que no me explico".

El trabajador, por su parte, declaró ayer que ha trabajado sólo en la zanja y que no tenía ningún fin. Asimismo, dijo que ayer había sido trasladado a una obra que la empresa tiene en Honrubia (Cuenca) con el objeto de reforzar el trabajo. "Sin embargo, no hacía ninguna falta", declaró a su vuelta a casa. "Sólo me envió allí para que no estuviera localizado", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de septiembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50