Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

489 muertos en la carretera hacen del mes de agosto el más siniestro desde 1993

La Operación Retorno del pasado fin de semana acabó con 27 muertos en las carreteras, 14 menos que en el mismo dispositivo de 1996. A pesar de esta disminución, la cifra de víctimas mortales durante agosto se eleva hasta las 489 y convierte este mes en el más siniestro desde 1993, cuando murieron 503 personas. Carlos Muñoz Repiso, director general de Tráfico, aseguró ayer que quienes provocan el 93% de los accidentes son "una minoría muy minoritaria" de conductores y recordó que "conducir no es igual que jugar al parchís".

Distracciones de los conductores , exceso de velocidad, mal tiempo, incluso la buena marcha de la economía... Son varios los factores esgrimidos este verano para explicar la alta siniestralidad registrada en agosto, pero ninguno consigue eliminar la crudeza de las cifras: en 31 días han muerto en las carreteras 489 personas, un 17,3% más que en el mismo periodo de 1996, cuando fallecieron 417 personas. Desde que comenzó el año, 2.714 personas han muerto en las carreteras, 100 más que en 1996.El número de heridos en agosto también ha experimentado un crecimiento del 25% y ha alcanzado los 348 en el caso de los graves y los 294 leves. La cifra de accidentes mortales, que ha crecido un 16,8%, alcanzó los 396.

"Cada accidente tiene su por qué", afirmó ayer Carlos Muñoz Repiso, director general de Trafico, que afirmó que "un mes no es suficiente" para analizar las causas o hablar de incremento. Muñoz Repiso empleó las cifras conjuntas de julio y agosto de los últimos anos para mostrar que las de este año (901 muertos) sólo superan a las de 1996 (806 fallecidos) y 1995 (898). En 1993 fueron 905 los fallecidos y en los años anteriores superaron el millar.

Sí señaló varias "circunstancias" que han influido en la siniestralidad de este agosto: el incremento de la circulación y un mes "atípico, con meteorología adversa, que ha hecho que se conduzca más con la calzada mojada". Muñoz Repiso apuntó también varios "factores concurrentes" que aparecen en muchos de los accidentes -además de la propia conducción, "una actividad peligrosa"-: velocidad inadecuada, maniobras ilegales, distracciones del conductor, somnolencia, posibles enfermedades o alcoholemia.

La mayoría de estos factores afectan a los conductores, responsables en un 93% de los accidentes mortales. Para Muñoz Repiso, "la mayoría de los conductores conduce bien, son prudentes y responsables" y es "una minoría muy minoritaria la que no hace caso".

El responsable de Tráfico afirmó que su departamento seguirá con su labor: "Concienciar a los ciudadanos a través de campañas publicitarias- cuyomensaje, en su opinión, no ha perdido su fuerza-, educar desde la infancia, formar a los conductores y mantener la presencia policial", aunque reconoció que "nunca nada es suficiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de septiembre de 1997

Más información

  • Desde enero han fallecido 2.714 personas, 100 más que en 1996