Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en un accidente de tráfico el ex policía que mató a un diputado de HB

El ex policía nacional Ángel Duce Hernández, de 38 años, condenado por el asesinato de Josu Muguruza, diputado de Herri Batasuna (HB), resultó muerto a las 22.45 horas del pasado viernes al sufrir un accidente con la moto que conducía por Alcorcón (Madrid). Duce, que horas antes había empezado a disfrutar un permiso penitenciario de seis días, estaba condenado a casi 100 años de prisión. Con su muerte se llevó a la tumba el secreto de la persona que participó con él en el atentado perpetrado el 20 de noviembre de 1989. en el hotel Alcalá, de Madrid.

Duce, natural de Toledo y domiciliado en la localidad madrileña de Las Rozas, pilotaba en la noche del pasado viernes una motocicleta de 1.000 centímetros cúbicos por Alcorcón. Los testigos han indicado que la víctima iba por la avenida de Móstoles a una velocidad excesiva, informa . Al adelantar a un coche por la derecha, el ex policía chocó contra un bordillo, salió despedido y, tras caer a la calzada, fue arrollado por el citado automóvil, según fuentes de la Policía Local de Alcorcón.Tras el accidente, el cadáver de Duce fue trasladado al tanatorio de Alcorcón para realizarle la preceptiva autopsia mientras que el juzgado de esta ciudad se ha hecho cargo de la investigación para aclarar el suceso.Cumpliendo su voluntad, ayer por tarde fueron incinerados en Alcorcón los restos del fallecido, que también había expresado en vida el deseo de que sus cenizas fueran arrojadas al mar. Estaba divorciado y deja una hija de siete años.

El ex agente, clasificado en segundo grado penitenciario, cumplía condena en la prisión de Alcalá-Meco (Madrid), cuyos funcionarios aseguran que observaba "buen comportamiento", por lo que la junta de régimen había propuesto concederle el tercer grado, lo que supone la semilibertad. Sin embargo, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias decidió mantenerle en el segundo grado, dada la gravedad de sus delitos.

Duce ingresó en la cárcel el 2 de agosto de 1990 tras ser detenido como presunto autor del atentado del hotel Alcalá. Pese a estar penado con casi 100 años de privación de libertad, fuentes penitenciarias advierten que en la actualidad ya tenía casi cumplida la cuarta parte de la condena, teniendo en cuenta que la pena máxima establecida por la ley es de 30 años. Venía disfrutando desde hace más de dos años de permisos temporales, concedidos por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, sin haber quebrantado ninguno de ellos.

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó en marzo de 1993 a Duce como autor de proposición de homicidio, asesinato consumado del diputado de FIB Josu Muguruza y asesinato frustrado del también dirigente de la coalición independentista Iñaki Esnaola, además de otros delitos de menor entidad. El tribunal absolvió al otro procesado por el asesinato, Ricardo Sáenz de Ynestrillas, al considerar que resultaba "incontestable" la falta de datos objetivos en su contra.

Tiros en el restaurante

En la sentencia se declaraba probado que el ex policía y otra persona no identificada, que actuó enmascarada con un pasamontañas, decidieron atacar el 20 de noviembre de 1989 a los parlamentarios de HB que sabían que se alojaban en el hotel Alcalá. Provistos de sendas armas de fuego, los dos pistoleros abrieron fuego contra los dirigentes abertzales, entre ellos Jon Idígoras, cuando cenaban en el restaurante Basque, sito en la planta baja del establecimiento. Los disparos hirieron de gravedad a Esnaola y causaron la muerte a Muguruza, de 31 años, que, además de diputado electo, era redactor jefe del diario Egin y uno de los estrategas de HB.

Ocho meses después del atentado, la policía detuvo por su presunta implicación en el asesinato a ocho personas, entre ellas Duce, que estaba adscrito a la comisaría del distrito de Chamberí, en Madrid. El entonces ministro del Interior, el socialista José Luis Corcuera, aseguró que se había confirmado "la hipótesis más razonable" que su departamento había barajado desde el principio sobre la autoría del crimen.

La sentencia de la Audiencia Nacional absolvió a Duce del delito de pertenencia a banda armada porque "resulta de todo punto insostenible", según señalaba el tribunal, "al margen de las conexiones que en teoría pudiera tener Ángel Duce con terceros integrados en tales conjuntos".El fallo judicial establecía que el atentado que costó la vida a Muguruza fue cometido por Duce y "por al menos otra persona no identificada". También declaraba probado que intentó atentar contra el abogado Fernando de Salas -ya fallecido y que actuaba como acusador popular en el caso Amedo- además de perpetrar "con un sujeto no identificado" varias acciones con explosivos. Una de éstas la realizó en agosto de 1989 en Etxarri-Aranaz (Navarra), donde pretendió atacar el Ayuntamiento, gobernado por HB, y lo que hizo fue causar importantes daños en la casa de la viuda Fermina Muruzabal, en una iglesia y en un colegio de religiosas.

Los magistrados reflejaban que Duce, "fuertemente sensibilizado" por las acciones de ETA, decidió en los primeros meses de 1989 atacar a locales y personas que él consideraba "políticamente próximas a la mencionada organización".

Un 'arrepentido' que se lleva consigo sus secretos

Ángel Duce envió en 1995 una carta a Instituciones Penitenciarias en la que se arrepentía de sus antiguas ideas al expresar que no compartía las "actitudes intransigentes ni totalitarias, sean del signo que sean", a la vez que asumía "de buen grado" el sistema parlamentario.Sin embargo, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sostenía que, "frente a las manifestaciones [de Duce] sobre su presunto arrepentimiento y voluntad de reintegración", esa declaración no ofrecía "garantía alguna", por lo que se oponía a que se le concediera un permiso para salir de prisión. Sin embargo, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Madrid dictó el 24 e marzo de ese año un auto oncediéndoselo. Desde entonces, el recluso ha disfrutado varios más. El último, el mismo día de su fallecimiento.

Pese a su arrepentimiento, Duce se negó reiteradamente a revelar quién o quiénes fueron las personas con las que actuó en el asesinato del diputado electo de FIB Josu Muguruza y en otros atentados. "Mi abanico social es muy amplio y, si yo me pusiera a dar nombres y apellidos, estaríamos en el banquillo al menos 30 personas", declaraba en una entrevista en Abc en febrero de 1993. Ahora, con su muerte, se lleva consigo ese secreto.

La sentencia dictada en su día resaltaba que Duce "concebía incesantemente múltiples ideas de matiz violento" contra ETA y su entorno político, planeando incluso "acciones de venganza a llevar a cabo en Estados extranjeros". Pero la Audiencia Nacional consideró que no había pruebas de que fuera miembro del GANE (Grupo Antiterrorista Nacional de España), cuya declaración programática fue hallada en su casa de Las Rozas junto a otros escritos sobre los GAL.

El ex agente anunció hace dos años que no pediría el indulto -"considero injusto que a una persona que ha hecho lo que yo se le pueda indultar", decía- e insistía en su negativa a revelar quién más participó en las acciones- de las que aseguraba ser "el promotor".

A través de una carta publicada en EL PAÍS en enero de 1996, Duce rechazaba que se le adscribiera en la ultraderecha e ironizaba: "Fíjese si soy de extrema derecha que estoy manteniendo contacto desde hace tiempo con el ex miembro de ETA Juan Manuel Soares Gamboa para concienciar a los violentos de que han emprendido un camino equivocado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de agosto de 1997

Más información