Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Marcha atrás

La Bolsa ha sido hasta ahora el escaparate de los logros del Gobierno en materia económica, pero en los últimos días empieza a darle la espalda. Ayer fue significativo el varapalo que se llevó el sector bancario, a pesar de que los valores líderes, Bilbao Vizcaya y Santander, han presentado incrementos muy importantes en sus resultados semestrales.Los inversores huelen el riesgo y a pesar de que las acciones están relativamente baratas, debido a los desdoblamientos, han retirado beneficios. El conjunto del mercado ha sufrido esa situación de repliegue por parte de los inversores, pero ningún grupo superaba el 2% de caída, salvo el bancario, en el que la media de las pérdidas fue del 2,82%.

La contratación sigue descendiendo y eso que ayer creció ante la absorción de papel en Telefónica, valor que negoció casi el 20% de los 70.000 millones de pesetas que se movieron en el mercado continuo. El mercado secundario de deuda rebajó la rentabilidad del bono español hasta el 6,14%. La reacción del bono alemán, con un descenso más pronunciado en su rentabilidad, elevó el diferencial hasta 0,62 puntos.

Wall Street consiguió el quinto récord de las seis últimas sesiones. El índice Dow Jones ganó 53,42 puntos (0,66%), para quedar en 8.174,53.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997