Procesadas 38 personas relacionadas con dos alijos de 2.000 kilos de cocaína

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decidió ayer el procesamiento de 38 personas que intentaron introducir en España 2.011 kilos de cocaína procedente de Colombia. La droga fue incautada tras las operaciones Santo y Manzanal, relacionadas con dos presuntos capos gallegos: José Ramón Prado Bugallo, conocido como Sito Miñanco, y Francisco Javier Fernández Pomares. Garzón ha fijado fianzas que alcanzan los 25.000 millones de pesetas y ha dictado orden de busca y captura contra dos de los procesados.

La operación en la que se apresó una mayor cantidad de droga fue la denominada Operación Manzanal, en la que la policía se incautó de 1.152 kilos de cocaína -que habría alcanzado, según la policía, un valor de 5.760 millones de pesetas- y detuvo a 16 personas. A cada uno de los procesados se le ha fijado una fianza de 25.000 millones de pesetas.El alijo fue localizado el pasado mes de febrero en el barco Martínez Álvarez, cuando navegaba en aguas internacionales del océano Atlántico. Ahora han sido, procesados tanto los tripulantes de este barco como las personas que vivían en una casa de Porriño (Pontevedra), donde, se localizó una emisora que se comunicaba con el barco.

Precisamente la operación comenzó tras la intervención de una conversación telefónica entre Fernández Pomares y otro miembro de la organización, quienes comentaron que ya estaba preparado el barco para trasportar la droga.

Junto al auto de procesamiento, el juez Garzón ha dictado una orden de prisión, busca y captura contra Antonio Esperón Otero, que tenía un papel destacado en la organización y que no fue incluido en el escrito del fiscal por error.

En la segunda operación, conocida como Santo, se localizaron 859 kilos de cocaína -con un valor estimado de 5.000 millones de pesetas- y fueron detenidas 22 personas, a las que se les han fijado fianzas entre 15.000 y 25.000 millones de pesetas.

Sólo a dos de los procesados, José Luis Orbaiz Quintaris y José Santorum Viñas, acusados de ser el cerebro de la operación, se les ha fijado la cifra mayor, 25.000 millones de pesetas. Para otro de los implicados, Vicente Carro, Martínez, que se encuentra fugado de la Justicia, el juez Garzón ha reiterado la orden de busca y captura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Un mes en alta mar

La droga viajaba en un barco llamado Anita, con tripulación africana, y fue apresado en las costas de Galicia cuando esperaban la llegada de varias lanchas que iban a transportar el alijo a tierra.El barco estuvo esperando anteriormente más de un mes en alta mar a que un avión le proporcionara la mercancía, pero éste no pudo localizarlo porque las coordenadas facilitadas sobre su situación eran erróneas. Finalmente fue un barco colombiano el que le dejó 27 fardos de cocaína, con los que el Anita se dirigió a las costas españolas. El mismo día previsto para la descarga el barco fue abordado por un buque de vigilancia aduanera, con autorización judicial.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS