Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Choque entre las, acusaciones del "caso Alcàsser" por la estrategia de Fernando García

El juicio contra Miguel Ricart era una bomba de relojería y ayer explotó. El enfrentamiento entre las acusaciones y la tensión que rodea el caso Alcásser estallaron ayer en un agrio debate en el que las partes se lanzaron los reproches reprimidos durante una vista oral que dura ya casi dos meses. Las acciones populares pidieron qué se expulse a la acusación particular porque no actúa como tal y añadieron que ha establecido "un guión" que luego desarrolla la defensa. El letrado de Ricart, ofendido y altrado, anunció que no podía aguantar más", para luego darse un plazo de reflexión sobre su posible renuncia. El fiscal calificó el juicio de "incomprensible", mientras que el abogado de dos de las familias insistió en que sí acusa a Ricart.Los diferentes abogados de' Fernando García y Fernando Gómez, padres de dos de las víctimas, apenas realizan preguntas que afecten al procesado, al que prácticamente ignoran, y se han centrado en la búsqueda de supuestas tramas ocultas o errores de la investigación. Su estrategia de acusación ya llamó la atención el primer día del juicio, cuando apoyaron incomprensiblemente la petición de la defensa de anular todas las declaraciones en las que Miguel Ricart confesó su participacion en el triple crimen de Alcásser. "Es absurdo que una acusación no acuse", dijo entonces el fiscal.

Enrique Beltrán, fiscal jefe de Valencia, tampoco desaprovechó la ocasión y calificó el juicio de "atipico e incomprensible. Beltrán resaltó que no se está produciendo entre las partes "el duelo noblemente sostenido" que marca la ley.

El duro enfrentamiento interrumpió él interrogatorio de Pablo Pizarro, brigada de la Guardia Civil que instruyó el atestado del crimen y tomó declaración a Miguel Ricart tras su detención en enero de 1993. Su testimonio permitió despejar, dudas lanzadas sobre la investigación y confirmó que el procesado fue asistido por diferentes abogados cuando, confesó su participación en el crimen. El brigada Pablo Pizarro" reveló también que Ricart le confesó entonces detalles "horrorosos" que luego ratificaría ante el juez y reconoció que "violó y golpeó" a las víctimas. En ese momento "aún tenía algo de persona y no era un cartel de circo, como ahora", parecía tener "remordimientos", dijo el testigo, que continuará declarando hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de julio de 1997

Más información

  • La defensa de Ricart estudia renunciar al juicio