Los dos Chipres comenzaron negociaciones en Nueva York sobre la reunificación de la isla

Los líderes de las dos comunidades chipriotas se reunieron ayer cerca de Nueva York por primera vez desde hace tres años en un intento de poner fin a 23 años de división de la isla. El primer encuentro de cinco días de conversaciones entre el presidente de Chipre, Glafcos Clerides, y el líder turcochipriota, Rauf Denkash, viene a raíz de una invitación del secretario general de la ONU, Kofi Annan, y del esfuerzo diplomático de EE UU, que tiene un renovado interés en solucionar las fricciones entre los dos miembros del flanco oriental del Mediterráneo de la Alianza Atlántica.

El comienzo de las conversaciones entre el presidente de Chipre, Glafcos Clerides, y el líder turcochipriota Rauf Denkash, en Troutbeck -a 130 kilómetros de Nueva York- ha conseguido rebajar en cuestión de horas la tensión entre Atenas y Ankara. El presidente chipriota, enseñó la zanahoria al dirigente turcochipriota cuando se declaró dispuesto a suspender la instalación prevista para el próximo año de misiles de fabricación rusa S-300 si alcanza un acuerdo.Annan, y su consejero especial para el conflicto, el ecuatoriano Diego Córdovez, invitaron a los líderes a concentrarse en la búsqueda de soluciones para superar la división de la isla. Chipre está dividida desde que, en 1974, tropas turcas se adueñaron de la zona septentrional como respuesta a un golpe de Estado en Nicosia promovido por la junta militar griega. Pero sus comunidades turca y griega ya estaban separadas desde 1963, al poco de independizarse del Reino Unido.

El Gobierno de Nicosia es reconocido internacionalmente como el único representante de la isla mientras que la entidad turcochipriota -el 20% de los 800.000 habitantes- sólo es reconocida por Ankara.

La tensión entre las dos partes se había agudizado desde que Clerides anunció la instalación en 1998 de misiles S-300 en la porción de territorio que controla. Turquía, situada a unos 60 kilómetros de la isla, perdería con ello su actual superioridad aérea en la zona. A pesar del gesto de ayer, Clerides adelantó que no cabe esperar la firma de un acuerdo definitivo en la actual ronda de conversaciones, que podrían continuar el próximo mes en Ginebra, pero sí "un intercambio de puntos de vista, la medición de la flexibilidad de cada bando y quizá el establecimiento de una agenda".

La principal exigencia de Denktash es que se reconozca a la comunidad turca la soberanía en igualdad de condiciones con la griega mientras que Clerides sólo acepta la autonomía. Es improbable que los dos lleguen a un acuerdo definitivo hasta que no se celebren las elecciones chipriotas de febrero próximo.

Otro avance diplomático se logró en la cumbre de la OTAN concluida ayer en Madrid. Grecia y Turquía firmaron una declaración de principios patrocinada por la secretaria de Estado de EE UU, Madeleine Albright, que compromete a Atenas y Ankara a respetar los Iegítimos intereses" del otro y a renunciar "al uso o la amenaza de la fuerza". El documento no hace mención a la disputa sobre las islas del mar Egeo o el conflicto de Chipre, pero fue muy bien acogido en Turquía y Grecia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de julio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50