LA ENTREGA DE HONG KONG

Soldados bilingües

Los 5.000 soldados de la guarnición que China tendrá a partir de ahora de modo permanente en Hong Kong están ya en la ex colonia, instalados en tres cuarteles de la península de Kowloon y en otros dos de la isla de Victoria. Uno de ellos, llamado Prince of Wales Building, era ocupado todavía hasta primeras horas de la mañana del martes por los últimos milltares de las fuerzas británicas. Por el momento, el nombre no ha cambiado.Cuatro minutos después de las seis de la mañana de ayer -seis horas menos en la España peninsular- cruzaba la frontera de Shenzen el grueso del grupo: 4.000 hombres armados en 400 vehículos y más de una veintena de blindados. Encaramados, se observaban soldados en posición de saludo. Estos blindados son modelos que el Ejército Popular de Liberación (EPL) tiene para misiones antidisturbios. Muchos habitantes de pueblos cercanos al cruce fronterizo se levantaron pronto para ser testigos de tan histórico momento. Algunos de ellos aplaudieron el paso del convoy, e incluso entregaban flores a los militares ante su sorpresa. El EPL sigue despertando temor entre la población hongkonesa, especialmente tras su participación en los sucesos sangrientos de la plaza de Tiananmen.

Más información

Posteriormente se incorporaron al contingente de fuerzas diez navíos y seis helicópteros, que se vieron afectados por el mal tiempo. Los barcos han quedado fondeados en la base naval de Stonecutters Island, en el suroeste de Kowloon. Unos 500 soldados entraron en la ciudad tres horas antes del traspaso, tal como se había acordado previamente, sin armamento aparente, en autobuses y furgonetas. La mayoría de los soldados han aprendido cantonés e inglés para poderse desenvolver durante su estancia en la ex colonia. Pekín no ha dicho todavía si tiene previsto aumentar el grueso del contingente, mandado por el general Liu Zenwu. Las. fuerzas no estarán autorizadas a intervenir en los asuntos internos del territorio. Sus competencias se limitan a la defensa exterior.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de julio de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50