Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL FINAL DE LA COPA DEL REY

"Figo, la verdad, ha estado especial"

Robson destaca al portugués, aplaude al equipo y luce sus títulos como despedida

"Si éste es mi último partido en el Barça es una manera muy bonita de finalizar". Bobby Robson sabe que ayer se despidió del Barcelona y el condicional lo utilizó por si, "como nunca se sabe en el mundo del fútbol", regresara al club "dentro de cinco años". Fue una adiós con título, el tercero que conquista en la temporada (Supercopa, Recopa y Copa del Rey). "Debe ser la primera vez", comentó, "que un entrenador se tiene que marchar después de tres título. Si es así, he hecho historia".En su análisis del partido, Robson encontró flores para todos. Para Figo, al que nombró el hombre del partido: "Figo, la verdad, ha estado especial, ha realizado una actuación extraordinaria". Para todo el equipo: "Tuvo mucho espíritu. Todos los jugadores han luchado mucho, lo han dado todo. Nunca aceptaron la derrota". Para el Betis: "Jugó una gran primera parte. Fue un equipo compacto y duro, con Alfonso y Finidi llevando siempre mucho peligro. Nos obligó a tener que jugar excepcionalmente bien para ganar". Y para él mismo: "Creo que he acertado en los cambios".

De la celebración posterior, el técnico no guarda ningún gesto especialmente emocionante. Simplemente la sensación de grupo: "Hemos sido un grupo muy compacto durante todo el año. Hemos pasado por altibajos, pero siempre fuimos una familia. Estuvimos muy juntos. Y ese espíritu es el que se ha respirado esta noche en la celebración".

El héroe de la noche, Figo, se esforzó por repartir el protagonismo: "Ha sido el título de todos. Yo he marcado dos goles y he realizado un gran partido, pero esta victoria ha sido muy trabajada por todos. Se ha demostrado que sin Ronaldo también sabemos ganar. El Barça existía sin Ronaldo y seguirá existiendo sin él".

Para Stoichkov, que conquistó ayer el único título que le faltaba en sus vitrinas, la Copa del Rey, lo más especial de la noche fue escuchar tras el partido, desde la megafonía del Bernabéu, el himno del Barça: "Es importante poder escuchar aquí cinco veces el himno del club".

A Guardiola, que fue junto a Amunike uno de los azulgrana que se sometió al control antidopaje, sólo le dio tiempo a decir "ha sido un partidazo". Óscar se extendió más: "La verdad es que gusta ganar la Copa. Nos ha costado mucho, pero ha merecido la pena. Y una vez, nuestra afición ha estado de diez".

El portugués Vítor Baía era de los más eufóricos: "Ha sido un partido fantástico, digno de una gran final. Sufrimos, pero ganamos". Pizzi se refirió a su gol como "la culminación de toda la temporada". Y sobre su labor de sustituir a Ronaldo, dijo: "No siempre puedo estar macanudo". "Hemos redondeado una gran campaña", pronunció Sergi.

La anécdota de la final la protagonizó Iván de la Peña. Cuando Figo marcó el 2-3 de la prórroga, el jugador cántabro se saltó el reglamento, se cruzó el campo de lado a lado y se abrazó a sus compañeros. ¿Por qué? "Creí que valía el gol de oro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de junio de 1997