Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capturado el cabecilla de una poderosa banda internacional de atracadores de bancos y narcotráficantes

El golpe policial que desbarató en noviembre a la poderosa banda internacional de Los Balcanes, especializada en atracos, tráfico de drogas, falsificación de documentos y blanqueo de dinero, se ha completado ocho meses después. En aquella operación se detuvo a 42 personas. Cayó toda la columna vertebral. Pero faltó el cerebro. La Brigada de Policía Judicial ha completado ahora la operación. El pasado 19 de junio capturó en Madrid al máximo responsable de la organización. Se trata de Fatmir Murseli, de 34 años y nacionalidad yugoslava, según informó la Dirección General de la Policía.La banda, formada en su mayor parte por yugoslavos, alemanes y albaneses, había dado unos 200 golpes en España. La policía la calificó como "una máquina insaciable de robar". Los investigadores calculan que llegaron a blanquear más de 350 millones de pesetas producto de sus atracos (especialmente a entidades bancarias) y extorsiones.

El despliegue policial que acabó con la captura de Murselli fue dirigido por el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón.

La Fiscalía Antidroga también intervino en la operación ante la supuesta implicación de la banda en el tráfico de heroína y cocaína.

Fatmir Murseli, conocido también por el nombre croata de Jelic, tenía una orden internacional de detención decretada por las autoridades alemanas. Las primeras investigaciones le -localizaron en la localidad de Lloret de Mar (Barcelona). Allí logró escapar del cerco policial. Posteriormente, los agentes vigilaron a una mujer, vecina de Madrid, con la que supuestamente había tenido un hijo. Esa pista permitió la detención de Fatmir en un piso de la calle de Mariblanca, del distrito de Usera. En su domicilio se hallaron un pasaporte falso, joyas y relojes robados.

Las investigaciones sobre la organización que dirigía el detenido se iniciaron en enero de 1996, cuando algunos de los integrantes de la red de atracadores fueron detenidos por su presunta vinculación al intento de seduestro de un alemán residente en España.

La banda pretendía cobrar una deuda a una tercera persona a cambio de la liberación del ciudadano alemán. La intervención policial frustró ese objetivo y arrojó luz sobre los movimientos de esta organización.

Fuentes judiciales señalaron que la mayoría de los miembros de la red estaban en España en situación ilegal, por lo se tramitó su expulsión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 1997