Atutxa cree que el juicio a su cúpula traerá "consecuencias desgarradoras" para HB

El juicio que deberán afrontar desde el próximo 6 e octubre los 23 dirigentes de la Mesa Nacional de Herri Batasuna tendrá "consecuencias desgarra oras" para ellos, según el consejero vasco del Inerior, Juan María Atutxa. "Están acostumbrados a ser jefes y, como tales, a enviar a la cárcel a los machacas, pero no a ir ellos, y eso les va a incomodar", añadió Atutxa, que ayer recibió el Premio por la Paz y la Tolerancia, el primero que concede la página de Internet de la coordinadora Manos Blancas de la Universidad Autónoma de Madrid.

Más información

Juan María Atutxa advirtió que la resolución del juicio contra los miembros de HB no afectará a la sociedad vasca: "Si van a la cárcel, no pasará nada, aunque intenten crear un sentimiento de zozobra, porque ya han estado encarcelados y el pueblo vasco ha continuado trabajando y funcionando con normalidad y naturalidad".El consejero añadió que, si los dirigentes de HB pueden estar incursos en un hecho delictivo por haber cedido parte de sus espacios electorales a ETA, debe hacerse "justicia y que cumplan la pena". E insistió: "No debemos fijarnos sólo en los que ponen las bombas, sino también en los estrategas que se esconden, pero que marcan la pauta de los violentos".

Atutxa recibió el premio de manos del rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Raúl Villar, en medio de los aplausos de los asistentes, entre los que se encontraban Kiko Tomás y Valiente, hijo del ex presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Tomás y, Valiente, y Rubén Múgica, hijo del abogado Fernando Múgica, asesinados ambos por ETA. También estaban Diego Delclaux, hermano de Cosme, el último secuestrado por la banda, y un familiar del empresario Publio Cordón, desaparecido desde que los GRAPO aducen haberle puesto en libertad.

Según Atutxa, "los etarras matan porque así los dirigentes de HB disfrutan de una representación que jamás habrían ostentado sin utilizar este instrumento".

Por otro lado, Ramón Jáuregui, recientementen nombrado responsable de Política Autonómica del PSOE, criticó la búsqueda de apoyos que está realizando la Mesa Nacional de HB ante la cita que tiene en otoño en el Tribunal Supremo, donde sus integrantes deberán defenderse de un presunto delito de colaboración con banda armada. "Todo esto es la expresión de su propia debilidad", declaró.

La lista de testigos presentada por la defensa de los miembros de la Mesa Nacional incluye a 26 personas, entre ellas Sabin Intxaurraga, de Eusko Alkartasuna y que acudirá a título personal, ya que la ejecutiva de su partido decidió no mandar representante alguno, y el etarra José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera. No habrá representantes del PNV ni de Izquierda Unida.

Para Jáuregui, secretario general de los socialistas vascos, HB "tiene mucho temor" a una sentencia condenatoria. La pasada semana el portavoz de la coalición, Floren Aoiz, advirtió que un fallo negativo para ellos acabaría siendo malo para todos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de junio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50