Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento ofrece llevar el tren a Barajas con las plusvalías de la Operacion Chamartín

El Ministerio de Fomento, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid pusieron en marcha ayer uno de los mayores negocios urbanísticos de la capital. Sobre las vías de la estación de Chamartín nacerán, según el ministerio 10.000 viviendas; 12.800, según el Ayuntamiento; y un número aún por determinar, según la Comunidad. El negocio engordará las arcas de Argentaria (que financiará la operación) y Renfe (que pone el 62% de los terrenos). Con las, plusvalías, Fomento quiere construir un ramal desde Chamartín a Barajas. La Comunidad ve "poco viable" el proyecto.

"Parece mucho más razonable llegar con el metro a Barajas, aunque no descartamos estudiar la propuesta de Renfe", señaló ayer el consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, al conocer las intenciones del ministerio. La Comunidad de Madrid ya ha puesto en marcha su proyecto para llevar el metro a Barajas. Incluso el ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, anunció formalmente que recibirían fondos europeos para esta obra. Del otro proyecto para ampliar la Castellana con un nuevo barrio de 10.000 viviendas (30.000 vecinos) apenas se concretó ayer nada.Ni hubo planos detallados ni fichas urbanísticas precisas ni explicaciones suficientes. La Operación Chamartín arrancó con palabras, pero sin papeles. El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, firmó con el presidente regional, Alberto Ruiz Gallardón, y el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, la constitución del consorcio urbanístico que se en cargará de controlar la correcta ejecución del proyecto. Alguien decidió a última hora que sólo cabían los discursos, pero no las preguntas de los periodistas asistentes.

Quince años de obras

Arias-Salgado explicó en cinco minutos la operación: sobre 300 hectáreas de terreno al norte de la ciudad se levantarán 10.000 viviendas y 500.000 metros cuadrados para oficinas. Con parte de las plusvalías se mejorará la estación de Chamartín y se construirán una nueva estación de autobuses y un ramal ferroviario hasta Barajas. Las obras durarán 15 años, costarán 250.000 millones de pesetas y darán trabajo a 15.000 personas. La Castellana crecerá 3,5 kilómetros. Ningún dirigente pudo confirmar las 10.000 viviendas que calculó el ministro de Fomento. El concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, mostró a EL PAÍS la ficha urbanística correspondiente a la Operación Chamartín. "Hay 1.280.000 metros cuadrados de uso residencial, lo que quiere decir que se pueden construir 12.800 pisos", explicó. ¿De qué tipo?, le preguntó este periódico. "La mitad serán protegidos (hasta 20 millones de precio máximo) porque así lo exige la Ley del Suelo de la Comunidad".Los dirigentes de la Comunidad recordaron que el reparto urbanístico de los terrenos aún no se ha decidido. "No podemos hablar por hablar", advirtió el consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés. Su director general de Planificación Urbanística, Pedro Ortiz Castaño, aclaró al Ayuntamiento de Madrid algunos aspectos confusos: "Nosotros no aprobamos esa ficha urbanística que dice que se pueden construir 12.800 viviendas, sino que pusimos dos condiciones a la operación. Primero, que se constituyera un consorcio con presencia de las tres administraciones, y segundo, que se redactara un convenio sobre la edificabilidad de toda la zona y el tipo de construcciones autorizadas. Este segundo aspecto aún está por determinar".

El alcalde de Madrid reveló que ha mantenido paralizada esta operación dos años porque había demasiada zona comercial en el proyecto. "Me tengo que preocupar del pequeño comercio para ordenar la convivencia de una manera eficaz", explicó. "Aunque el proyecto de Ricardo Boffill era maravilloso, tenía demasiada superficie comercial".

El arquitecto catalán explicó después a EL PAÍS que el proyecto en el que trabaja actualmente no difiere del que presentó hace dos años. El Ayuntamiento se negó a autorizar la operación hace dos años por la excesiva edificabilidad (se proyectaron 5.000 pisos). El alcalde aprobó ayer las 10.000 casas de que habló el ministro. ¿Por qué este cambio? "No sé", contesto el edil de Urbanismo. "Yo no estaba en el Ayuntamiento cuando se paralizó la operación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 1997

Más información

  • El alcalde paralizó dos años la ampliación de la Castellana porque quería menos comercios