El fiscal excuIpa a los dos primeros juzgados por el desalojo de La Guindalera

El fiscal pidió ayer la absolución para los dos primeros jóvenes juzgados por los incidentes que rodearon el desalojo de cerca de un centenar de okupas de una fábrica abandonada del barrio de La Guindalera (Salamanca).Durante los incidentes, ocurridos el pasado 10 de marzo, fueron arrestadas 158 personas. En solidaridad y apoyo a estos dos jóvenes, se congregó ayer un centenar de partidarios a las puertas de los juzgados de la plaza de Castilla.

Los dos muchachos juzgados ayer, Ángel Andrés Armendáriz y Eduardo Mulero, están acusados de formar parte de un grupo de 50 personas que se concentró tras el desalojo frente a la comisaría de Ventas para reclamar la puesta en libertad de los jóvenes que horas antes había arrestado la policía en medio de una fuerte trifulca (hubo 15 heridos, cinco de ellos policías). Durante esa concentración se lanzaron insultos y se rompieron contenedores, según la policía.Lo de ayer en la plaza de Castilla fue un juicio de faltas. Los dos encausados habían sido denunciados por la policía por desobediencia -"les dieron el alto y no se detuvieron", aclaró ayer el abogado de la defensa, Endika Zulueta- Los jóvenes, a su vez, también habían presentado denuncias contra cuatro agentes por lesiones y vejaciones. Lo cierto es que los seis desfilaron ayer ante el juez José Emilio Coronado. El juicio se celebró a puerta cerrada. Apenas duró un cuarto de hora. Al final, la fiscal del caso solicitó la absolución de los policías y de los jóvenes. Horas antes de este juicio, estaba previsto que se celebrase otro (finalmente fue suspendido) contra otro de los detenidos, Germán G. G., durante los sucesos de La Guindalera.

Los congregados ayer ante los juzgados repartieron, en un ambiente relajado con degustación de chocolate, un folleto en el que criticaban "el brutal" desalojo policial de "un bloque de hormigón que llevaba 14 años abandonado", y exigían soluciones a los problemas de vivienda. "Estamos ante un grave problema social, el de la carencia de casas. La solución al derecho constitucional a una vivienda no debe tener una respuesta ni policial ni judicial", señaló el letrado Zulueta.

Algunos de los jóvenes presentes ayer en la plaza de Castilla estaban relacionados con los incidentes que se produjeron durante el desalojo de La Guindalera. 94 de los 158 detenidos entonces fueron arrestados por la okupación del edificio, y 64, acusados de participar en los desórdenes públicos ocurridos (cristales de una quincena de bancos cercanos al lugar fueron rotos).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS