Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del 'caso Alcasser' deniega al forense Frontela hacer más pruebas

El tribunal que juzga a Miguel Ricart por el triple crimen de Alcásser denegó ayer todas las peticiones de suspensión de la vista para realizar nuevas investigaciones relacionadas con las polémicas hipótesis y datos del catedrático Luis Frontela, perito de la acusación particular. El presidente del tribunal, Mariano Tomás, reprendió duramente al perito y afirmó que había cometido una "grave irregularidad procesal" al analizar la moqueta que envolvió los cadáveres de las tres niñas después de saber que el sumario estaba cerrado y sin "haber recibido orden concreta de la autoridad judicial".Frontela, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Sevilla, salió ayer al paso de estas críticas. Muy dolido por las reacciones que han provocado sus dictámenes, hizo un alegato en defensa de su labor y llegó a asegurar que él sólo trabaja "en pro de la justicia y de la verdad". El catedrático, que arremetió contra el trabajo de los forenses del Instituto Nacional de Toxicología que participaron en la autopsia y en los análisis iniciales, afirmó que hay zonas de "oscuridad" en el caso que aún son susceptibles de ser aclaradas, informa Luis Barbero. En el comunicado en el convocaba, ayer en Sevilla, a los medios de comunicación, Frontela asegura que las críticas que ha recibido "pretenden maquillar los enormes errores cometidos por otras, personas".

A tres días del juicio, Frontela envió un informe que nadie esperaba en el que dice haber encontrado sangre y manchas que pueden ser de semen. El presidente del tribunal recordó que la conclusión inicial de Frontela había encontrado una clara "contestación científica" en los expertos del Instituto Nacional de Toxicología (INT).

Los peritos advirtieron que en casos de putrefacción es muy frecuente que los análisis iniciales arrojen "falsos positivos" y criticaron al catedrático sevillano por no comprobar su sospecha, para lo que habría bastado un estudio que dura sólo 24 horas. Además, una nueva investigación en este momento podría causar indefensión al procesado, según la sala.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 1997