La atleta total

La velocista Marion Jones se consagra como estrella en EE UU

La comparación de Marion Jones con Carl Lewis es inevitable, pero quizá habría que equipararla con el gran Jackie Robinson, el primer jugador negro en la Liga Profesional de beisbol. Robinson, uno de los grandes iconos del deporte americano por su calidad como jugador y por su voluntad para romper las barreras raciales, fue una estrella en la universidad de UCLA. Con los Bruins jugó al beisbol, al fútbol americano y consiguió un título nacional en salto de longitud. Algo parecido acaba de lograr Marion Jones, una californiana de 21 años, que se ha convertido en la reina del atletismo estadounidense despues de destacarse como una de las mejores jugadoras de baloncesto del país con el equipo de los Tar Heels de North Carolina.Hace apenas dos meses, Marion Jones estaba enfrascada en dirigir a su equipo hacia el título universitario. Lo había conseguido en 1994, cuando era una prometedora novata procedente de California, donde había causado asombro por su capacidad física. Con 15 años, corrió los 100 metros en 11,17 segundos. Un año después, durante las pruebas de selección para los Juegos de de Barcelona, fue quinta en la prueba de 100 metros (11, l4s) y cuarta en los 200 metros (22,58s, récord mundial junior todavía sigue vigente). Su madre no le permitió acudir a Barcelona como suplente del equipo de relevos. Era demasiado joven, demasiado inexperta y demasiado frágil. Lo demostró pocas semanas más tardes en los Mundiales junior, donde sólo alcanzó el quinto puesto en los 100 metros y el séptimo en los 200. Pero su potencial era tan grande como su versatilidad.

Durante los últimos tres años prácticamente abandonó el atletismo para dedicarse al baloncesto. En el puesto de base se ha consagrado como una de las diez mejores jugadoras universitarias, con un promedio de 15 puntos durante sus tres temporadas en el equipo. Alta -1,78 metros- y veloz, ha ayudado a convertir a North Carolina -la universidad de Michael Jordan- en una de las grandes potencias del baloncesto femenino. "Pero mi primer amor es el atletismo", ha declarado Marion en Indianápolis,donde se ha convertido en la gran protagonista de los campeonatos de Estados Unidos.

En la prueba de 100 metros, bajó en tres ocasiones de 11 segundos y consiguió la mejor marca mundial del año (10,92s). "Está en condiciones de correr la distancia en 10,70s. Ahora entiende mejor las características de la carrera", manifestó tras la victoria su entrenador Trevor Graham, el hombre que se ha encargado de pulir el talento virgen de la velocista estadounidense. "Hasta ahora lo único que sabía era colocarse en los tacos de salida y correr", dice Graham. Todavía está en el recuerdo su físico desgalichado en los trials de 1992 y su propensión a tomarse el atletismo con intrascendencia. Quizá su falta de poderío fisico influyó en las lesiones que sufrió en 1995 y 1996. Graham ha exigido a Marion Jones unos entrenamientos exhaustivos, con una especial atención al desarrollo muscular.

Los resultados han sido impactantes. Tras el final de la temporada de baloncesto, ha entrado como un ciclón en el atletismo. Ganó los 100 metros y el salto de longitud (6,93 metros). Para el equipo estadounidense, Jones es una bendición, mas aún tras las ausencias de Gwen Torrence y Gail Devers. Marion Jones ha decidido que es el momento de involucrarse en el atletismo con todas las consecuencias. Ha visto que está en condiciones de aprovechar su talento, ganar dinero en el circuito de verano y firmar un contrato con alguna de las grandes firmas de prendas deportivas. Mientras tanto surgen las comparaciones. ¿La versión femenina de Carl Lewis? Y por qué no la versión del gran Jackie Robinson.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción