Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Luis Bru Villaseca, investigador, académico e impulsor de la física

El investigador, catedrático de Física y académico de Medicina Luis Bru Villaseca, que falleció a los 89 años a causa de un derrame cerebral, contribuyó de manera decisiva en el desarrollo de la física experimental en España.Bru, nacido el 19 de febrero de 1909 en Almería, estudió el bachillerato en Madrid, finalizándolo con premio extraordinario, y se licenció en ciencias físicas en la Universidad Central. Se doctoró en el año 1932, también con premio extraordinario, y posteriormente continuó estudios superiores en el Instituto Politécnico de ZúrIch. Estaba casado con María Luisa Romo Arregui, con la que tenía dos hijos, Margarita y Luis José, también profesores universitarios.

En abril de 1971 fue designado académico de número en la Real Academia de Medicina e impartió clases en las universidades de La Laguna (Tenerife), donde ganó la Cátedra de Física Teórica y Experimental de la Facultad de Ciencias en 1935; Sevilla, adonde pasó en el año 1942, y en 1955 ganó en oposición la cátedra de la Universidad Complutense, donde ejerció hasta que se jubiló, a los 70 años. Trabajó también en el Reino Unido y en Estados Unidos. Durante su época de catedrático en Sevilla creó la Escuela de Investigación y en 1968 fue el introductor en España, en concreto en la Facultad de Físicas de la Complutense, de la enseñanza de la física del estado sólido. En 1975 fue elegido miembro del Comité Internacional de Física del Estado Sólido, dependiente de la Unión Internacional de Física Pura.

En su larga carrera profesional apadrinó a 50 doctores y publicó media docena de libros, el último de ellos titulado Arturo Duperier: mártir y mito de la ciencia española, además de cientos de artículos.

Tenía una personalidad muy extravertida, que le ayudó a convertirse en un gran divulgador de la ciencia, recuerda el catedrático del Departamento de Física de la Universidad Politécnica Francisco González de Posadas, con quien Bru escribió su último libro. Ahora preparaba un prólogo a las obras completas de Blas Cabrera, "el primer físico de categoría que hubo en España", y, según González de Posadas, era infatigable su trabajo por recordar la labor de algunos de los científicos más relevantes del país; el último de ellos, el investigador de rayos cósmicos Arturo Duperier, a quien tributó un homenaje hace unas semanas en la Fundación Ramón Areces de Madrid.

Para Victoria Fonseca, profesora del Departamento de Física Atómica de la Universidad Complutense y alumna de Bru, su apoyo fue "enorme" en el desarrollo de la física experimental en España, así como en la introducción del estudio de la física del estado sólido. Agregó que "era un auténtico caballero, muy culto y amable, además de ser muy entusiasta con su trabajo, lo que contagiaba a sus alumnos" de la Universidad Complutense, centro en el que creó el primer Servicio de Microscopia Electrónica.

Tras el velatorio en el Hospital Clínico de Madrid, su entierro se celebrará hoy, hacia las 11.30, en Villanueva del Pardillo (Madrid).-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 1997