Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenas máximas en Francia a tres etarras por asociación de malhechores

La justicia francesa condenó ayer con la pena máxima reconocida en el Código Penal por asociación de malhechores -10 años de cárcel- a tres militantes de ETA: José Javier Arizcuren Ruiz, Kantauri; Pedro Picabea Ugalde, y el francés Daniel Derguy. Los dos primeros son, además, los principales acusados del intento de atentado contra el Rey en agosto de 1995. También en París se vivió ayer la primera jornada del juicio contra seis supuestos miembros franceses del comando itinerante de la organización terrorista, en la que los abogados la defensa solicitaron la comparecencia como testigo de Henri Parot.

José, Javier Arizeuren, Kantauri, de 39 años, y Pedro Picabea Ugalde 42 años, fueron condenados ayer por el Tribunal Correccional de París a 10 años de cárcel -la cena máxima reconocida en el código penal francés por asociación malhechores-. En este sumario, cuya sentencia hizo pública el presidente del tribunal, Olivier Peruset, estaban procesadas otras 67 persanas.Kantauri, actual responsable de los comandos ilegales de ETA, permanece huido de la justicia, por lo que el tribunal francés dictó una orden de detención contra él. Apunto a Picabea, es el principal acusado por el atentado fallido contra el rey Juan Carlos en agosto de 1995 en Palma de Mallorca.

Las investigaciones sobre el caso que se falló ayer se iniciaron en julio de 1994, cuando la policía encontró un vehículo sospechoso utilizado por Picabea, que fue detenido el día 7 de ese mismo mes en Bayona (Francia). A partir de esa pista se montó un dispositivo de vigilancia ante la casa de Palma de Mallorca de José Rego Vidal, que fue detenido con el resto del comando el 9 de agosto de 1995 y que actualmente se encuentra en prisión pendiente de sentencia. En el apartamento que los etarras habían alquilado la policía encontró un fusil con mira telescópica colocado sobre un trípode que apuntaba al yate del Rey.

Junto a Kantauri, también fueron declarados en rebeldía otros etarras fugados: María Concepción Iglesias Álvarez, que ha sido condenada a seis años; Juan Carlos Estevez Paz, penado con cinco años; y Miguel Azurmendi Pañagaricano, Hankas, condenado a cuatro años de reclusión.

El Tribunal Correccional de París también condenó ayer a 10 años de prisión al francés Daniel Derguy, de 36 años, por asociación de malhechores. Derguy, acusado además del robo de una motocicleta y un automóvil, de uso de matrículas falsas y de falsificación de documentos de identidad, es el único ciudadano francés que ha asumido responsabilidades dentro de ETA y ya había sido condenado en 1988 a dos años de cárcel por asociación de malhechores y a cuatro años en octubre de 1996 por el mismo delito. También fue condenado a cinco años el ciudadano francés Bernard Sansebastian.

París vivió también el primer día del juicio a los seis, franceses que supuestamente formaban parte del comando itinerante de ETA, acusado de cometer en España entre 1978 y 1989 21 atentados en los que murieron 38 personas y 200 resultaron heridas.

Los abogados de algunos inculpados reclamaron la comparecencia como testigo del jefe del comando, Henri Parot, detenido en 1990 en Sevilla cuando conducía un vehículo cargado con 300 kilos de explosivos y que actualmente cumple en España una condena de 5.145 años. Las confesiones de Parot permitieron la detención de los seis miembros del comando itinerante ahora juzgados.

Todos los inculpados en este juicio, en el que la Asociación Víctimas del Terrorismo ejerce por primera vez en Francia la acción civil, ya han sido condenados por el Tribunal Correccional de París por sus actividades ilegales en Francia aunque no por delitos de sangre cometidos en España. El proceso continua hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 1997

Más información

  • Primer día del juicio al "comando itinerante"