Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerda Unida respalda por abrumadora mayoría el pacto con el PSOE en Galicia

El consejo nacional de Esquerda Unida-Esquerda Galega (EU-EG) respaldó ayer por una mayoría incontestable (casi un 90%) el acuerdo de concurrir a las elecciones autonómicas del próximo 19 de octubre en coalición con los socialistas gallegos. Sólo siete de los 65 miembros del máximo órgano decisorio de EU-EG secundaron la postura contraria al pacto, expresada en los últimos días por el coordinador general de IU, Julio Anguita. El secretario de Organización del PSOE, Cipriá Ciscar, aprovechó su respaldo en Lugo al candidato socialista Abel Caballero para acusar al PP de "intentar destruir al enemigo político" y a Felipe González.

Si Anguita insiste en frenar el pacto de la izquierda gallega puede topar con una muralla. La votación de ayer despejó dudas: 59 de los miembros del consejo nacional de EU-EG -más del 86% de los asistentes- dio su apoyo a la coalición con el PSOE frente a siete votos en contra y dos abstenciones. El acuerdo recoge una decla ración expresa reafirmando la "soberanía" de EU-EG para establecer su política de alianzas.Entre los discrepantes se situaron, eso sí, algunas figuras significativas, como Manuel Peña Rey secretario general del Partido Comunista de Galicia (PCG), y Carlos Dafonte, portavoz en Lugo quien comunicó su renuncia a figurar en esas listas compartidas con el PSOE. El coordinador de EU-EG, Anxo Guerreiro, trató de mostrarse generoso con los derrotados y evitó controversias con las posiciones de Anguita.

Guerreiro sólo dedicó una frase desabrida e irónica al dirigente nacional de IU y del PCE Francisco Frutos, quien días atrás se declaró dispuesto a auspiciar la defenestración de la cúpula de EUEG: "Parece que al señor Frutos le gusta renovar las direcciones, podría empezar por él mismo en la próxima asamblea de IU".

Guerreiro dijo no temer represalias de Anguita porque "sería inadmisible tomar represalias contra un acuerdo democrático". Fue reveladora la intervención del comunista Manuel Peña, quien tras criticar el pacto con el PSOE -auguró incluso la desaparición de EU-EG- matizó que había hablado con Anguita para pedirle que lo respete.

El acuerdo de ayer y las bases programáticas pactadas con el PSOE se enviarán en unos días a la presidencia federal de IU. Guerreiro, que no descartó una inminente entrevista con Anguita, explicó que el pacto es ya inamovible y que el propósito de esos contactos será hacer "todo el esfuerzo" para que IU lo asuma. Recordó que la presidencia federal no puede sancionar a los militantes gallegos, aunque admitió que Anguita podría proponer a la próxima asamblea de IU, prevista para diciembre, que se revisen las relaciones con EU-EG.

Ante la insistencia de Fraga y del PP en presentar esta coalición como un nuevo Frente Popular, Guerreiro se armó de sarcasmo: "Los frentes populares fueron creados en toda Europa para detener al fascismo. Si Fraga cree que nosotros somos eso, se está autocalificando".

Los socialistas, por su parte" no descartan que el pacto gallego pueda reproducirse en otros ámbitos, según manifestó ayer en Lugo el secretario de Organización del PSOE, Ciprià Ciscar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 1997

Más información

  • Ciscar acusa al PP de "intentar destruir al enemigo político"