Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU inicia una campaña para recuperar la programación tradicional

"Si sus hijos ven televisión entre las ocho y las nueve de la noche, en la llamada hora familiar, tienen como promedio un 88% de probabilidades de escuchar palabrotas como culo, bastardo, zorra o cosas peores". Brent Bozell, presidente del Centro de Investigación de los Medios, ha denunciado el deterioro del lenguaje en la programación de las cadenas convencionales en horario estelar, a partir de un estudio de 144 programas realizado el pasado mes de febrero. El aspecto positivo, según Bozell, es que las referencias sexuales han disminuido.

La televisión norteamericana cuenta con una audiencia de más de 1.3 millones de jóvenes menores de 17 años entre las ocho de la tarde y las nueve de la noche. El estudio del Centro de Investigación de los Medios se compara con otro, realizado en otoño de 1995, para concluir que al menos una tercera parte de los programas tiene una obscenidad. Por cada 3,6 referencias a las relaciones sexuales fuera del matrimonio hay una a las relaciones sexuales matrimoniales, un gran avance con respecto a la relación de 8 a 1 que se registró hace año y medio.Según el estudio, sólo la tercera parte de los programas de esta franja horaria pueden calificarse como aptos para todos los públicos: "Estos resultados indican que la vieja hora familiar es prácticamente una ficción y que el espíritu que la justificaba está muerto", según el senador demócrata Joseph Lieberman.

Al mismo tiempo, Newt Gingrich, presidente de la Cámara de Representantes, ha hecho un llamamiento a las cadenas de televisión, respaldado por un centenar de congresistas de ambos partidos, para que emitan más programación orientada a la familia en horario estelar. El republicano Gingrich ha dicho, en una carta enviada a los presidentes de las principales cadenas de televisión de su país, que en el pasado, a esas horas siempre se podían ver en las pantallas espacios como La casa de la pradera, Happy days y el Cosby show. Aquella programación, lamenta Gingrich, "se ha desintegrado hasta el punto de que la antigua hora familiar presenta en la actualidad comedias y series que estimulan la promiscuidad y el lenguaje obsceno".

En opinión del dirigente republicano, "la industria del espectáculo se granjearía las simpatías de los padres y beneficiaría inmensamente a la sociedad estadounidense si creara una zona segura para la audiencia familiar y dedicara una hora de su programación en horario estelar a la promoción de valores positivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1997

Más información

  • Newt Gingrich critica "la promiscuidad y el lenguaje obsceno"