Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sainz pierde terreno en Argentina

El finlandés Makinen domina la carrera a falta de siete tramos

El actual campeón del mundo, el finés Tommi Makinen (Mitsubishi), se desmelenó ayer en Argentina y arrasó a todos sus oponentes. Entre ellos, el español Carlos Sainz (Ford), que perdió mucho tiempo durante la segunda etapa y se despidió de sus opciones de victoria en la séptima prueba de la temporada. Makinen, apoyado por el coche más rápido y resistente, recuperó la forma que le condujo al título en 1996 y abrazó todo el protagonismo del único rally sudamericano de un Mundial que también domina.Nadie pudo seguir su ritmo cuando el número uno de Mitsubishi, que ya ganó esta carrera en 1996, decidió apretar a fondo el acelerador. Ni Sainz ni el escocés Colin McRae (Subaru), que el primer día parecieron capaces de mantenerse a su rueda. Fue definitivo el cambio de terreno, con tramos muy rápidos (más de 110 kms/h de media) y con menos importancia del pilotaje respecto a la potencia del motor.

La exhibición del actual campeón y de su avión dejó sin capacidad de reacción a los otros dos candidatos al triunfo. Después de una prestación esperanzadora en la primera etapa, Sainz perdió terreno al primer apretón de Makinen, y no le quedó más remedio que consolidar la tercera posición. "En tramos rápidos ya sabíamos que no íbamos a ser tan competitivos", reconoció el piloto madrileño.

McRae aguantó más, pero cedió cuando el líder ejecutó su segunda vuelta de tuerca en los tramos más duros, con recorridos sobre piedras en los que el Mitsubishi Lancer impuso su robustez. Y el rally, a falta de los últimos cinco tramos (82 kilómetros) aparecía cercano a la resolución.

Después de la segunda etapa, Makinen domina con claridad. Más de un minuto le separa ya de McRae, mientras que Sainz queda a casi dos. El español decidió tomarse las cosas con calma, pues seguir el ritmo del primero le era inaccesible y se vio librado de la presión a que le sometía, por detrás, el segundo piloto de Mitsubishi, el inglés Richard Burns, que abandonó al romper la suspensión. También se retiró el finlandés Juha Kankkunen (Ford).

Los últimos 82 kilómetros de la carrera se anuncian como trámite, tan evidente es la superioridad de Makinen. El piloto finés, en su rodillo sobre la competencia, fue el más rápido en siete de los diez tramos de ayer. En algunos obtuvo ventajas como hacía tiempo que no se recordaba en el Mundial. Y eso que Makinen viaja al volante de un coche de grupo A, la generación anterior a los world rally car que presentan los equipos Ford y Subaru.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1997