Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jóvenes rocían con espuma a una docena de peatones en Princesa

A la una de la madrugada de ayer, los peatones que andaban por la calle de la Princesa se sobresaltaron con una lluvia de espuma antiincendios. Según la Policía Municipal, un joven que ocupaba el asiento del copiloto de un coche apretaba el extintor en dirección a la acera mientras el vehículo circulaba a escasa velocidad. Cerca de una docena de viandantes acabaron rociados de espuma, hasta que el dueño de un bar avisó al 091. Los autores de la tropelía fueron atrapados rápidamente por una patrulla de la Policía Local, que les denunció por desorden público. Uno de ellos relató que para la "bromita" habían cogido el extintor en un aparcamiento de la calle de Fuencarral. Ambos quedaron en libertad tras prestar declaración.

No fue la única gamberrada de la noche. Otros tres jóvenes de 19 años fueron sorprendidos tras derribar un árbol en la calle de Gaztambide, del distrito de Chamberí. Según la Policía Municipal, los muchachos pasaron la noche tomando copas. A las tres de la madrugada, uno de ellos se apoyó sobre un árbol y el tronco comenzó a ceder.

De inmediato, sus dos acompañantes, según informó la Policía Local, empezaron a golpear el árbol con mayor intensidad, hasta troncharlo sobre la acera de la calle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1997