Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco meses por un porro

Lama, portero del Paris Saint-Germain, suspendido por consumir hachís en una concentración

¿Por qué un futbolista debe ser un modelo social? Eso debe de andarse preguntando Bernard Lama. Al día siguiente de que Ronaldo le Colara un penalti en la final de la Recopa, el portero titular de la selección francesa y del París Saint-Germain recibía un gol quizás más doloroso. La Federación Francesa de Fútbol le sancionó ayer con dos meses de suspensión -cinco en total, aunque dos reales, al quedar tres en suspensopor consumo de hachís. La Comisión de Control Antidopaje de la Federación Francesa de Fútbol convirtió así a Lama, de 34 años, en el noveno futbolista al que suspende por fumar porros. Lama dio positivo en un control antidopaje practicado durante la concentración de la selección francesa de fútbol previa al encuentro amistoso contra Holanda, el 26 de febrero pasado.El cannabis poco tiene que ver con un producto dopante tomado para aumentar el rendimiento. Y menos en un portero, para quien son vitales los reflejos, algo que queda abotargado con el humo de un porro. La causa de la suspensión de Lama, al igual que la de otros deportistas en Francia, hay que buscarla en razones morales. El ministro de Deportes, el ex atleta Guy Drut, y los dirigentes deportivos de Francia están convencidos de que los deportistas profesionales deben ser un modelo social de comportamiento para los jóvenes. Les cargan con una obligación social, un contrato cuya ruptura les acarrea la suspensión y la puesta en la picota ante la opinión pública. El consumo de hachís no está prohibido en Francia más que a los deportistas. Sin embargo, como recordaba un técnico recientemente, más modelo social son actores y cantantes de rock, y a ellos no se les realizan análisis en busca de droga.

Quizás lo que más subraye el carácter ejemplarizante de la' sanción a Lama es la forma hipócrita en que la federación ha organizado la suspensión. Los cinco meses quedaron reducidos a dos automáticamente. Además, Lama tiene para recurrir un plazo de 15 días, en los que la sanción queda en suspenso, con lo que le da tiempo para jugar el día 24 de mayo la última jornada de Liga con su equipo. Y la sanción se le ha notificado justamente después de la final de la Recopa. Su participación con el equipo nacional en el torneo de Francia, del 3 al 11 de junio, dependerá únicamente del seleccionador Aimé Jacquet. "La sanción sólo es para las competiciones jugadas por su club", precisó Jean Lapeyre, miembro de la comisión antidopaje y presidente de la comisión jurídica de la federación francesa.

Nada más regresar de Rotterdam, donde el miércoles disputó y perdió con su equipo la final de la Recopa contra el Barcelona, Lama compareció ayer por la mañana ante la comisión. El contraanálisis solicitado por el jugador, efectuado el 16 de abril pasado, confirmó los resultados del primer control. Lama sólo declaró a la salida de la comisión que "había tenido conocimiento de la decisión". Y añadió: "Voy a tomarme un tiempo antes de decidir un posible recurso".

Desde 1995, Lama es el noveno jugador profesional francés que ha dado positivo en un control antidopaje por consumo de hachís. En octubre de 1995, Fabien Barthez, guardameta del Mónaco, que también dio positivo por consumo de la misma sustancia, fue suspendido por dos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 1997