Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONMANO - FINAL DE LA COPA DE EUROPA FEMENINA

El Osito L'Eliana se consagra

El amor propio del equipo valenciano le condujo al éxito en Dinamarca

Hubo un instante en que cambió todo. No se sabe muy bien por qué, ni qué tecla se tocó, pero a partir del minuto 10 de la segunda parte, el Osito resucitó de una muerte segura para proclamarse campeón de Europa. Quizá fue la portera, Bogdanova, que despertó de su letargo inicial. Quizá fueron las chicas de los extremos, que se jugaron el tipo en cada acción. Quizá fue el amor propio de todo el equipo, inabarcable en el inmenso pabellón del Viborg. El caso es que el Osito ganó con todos los honores, pues éste es un equipo de un mérito incalculable. Con apenas un solo cambio durante todo el campeonato, con graves problemas económicos, con la entrenadora, Cristina Mayo, en la grada por sanción y con un ambiente extremadamente hostil, el Osito salió campeón, al hacer valer la diferencia de nueve goles que consiguió en el partido de ida. Un milagro.Pero para ello tuvo que pasar por un partido durísimo, muy bien dirigido por el Viborg durante los tres primeros tercios del encuentro. Hasta entonces, las danesas cerraron herméticamente la fuente de casi todos los goles del Osito, el centro del ataque, y por allí tanto Morskova como Cristina Gómez sufrieron un calvario. De hecho, Gómez fue una sombra de sí misma y marcó su primer gol cuando el partido ya estaba decidido. Sin embargo, y pese a que parecía improbable, el Osito resurgió por los costados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de mayo de 1997