Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

La Tierra es un ser vivo e inteligente

La Tierra es un ser vivo, y no en sentido figurado, sino real; es un ente que tiene todas las características que definen a un ser vivo e inteligente.1. Nacer, crecer y morir. La Tierra se formó a partir de un meteorito que fue aumentando de tamaño con la caída sobre él de otros muchos. La Tierra, así como todo el sistema solar, morirá cuando el Sol se consuma y explote.

2. Reproducción y expansión. La característica más clara que indica que algo es un ser vivo es la tendencia a reproducirse y a tratar por todos los medios de expansionarse. Animales y plantas somos las esporas de las que se sirve la Tierra para su objetivo de expansión por todo el universo; nosotros somos los genes donde ésta tiene resumida toda su esencia. El ser humano es el último de los experimentos de la Tierra para conseguir su objetivo de expansión.

3. Inteligencia. Así como una célula Ignora que forma parte de un ser superior e inteligente, nosotros también ignoramos que somos células de un ente superior, la Tierra (a la que algunos llaman Dios), la cual nos ha creado para su objetivo de expansión por el universo. Una hormiga sola no es realmente un ser muy inteligente; sin embargo, el hormiguero en su conjunto es capaz de analizar y tomar decisiones propias de un ser inteligente y superior a los individuos que lo forman.

4. A su imagen y semejanza. La Tierra ha creado a los seres vivos a su imagen y semejanza; así como nosotros respiramos, la Tierra necesita respirar, y lo hace a través de sus volcanes. Nuestras venas son como sus ríos y nuestro esqueleto como sus rocas.

5. Nuestra alma inmortal. Nuestra alma inmortal son los átomos de los que está formado nuestro cuerpo, nacieron del núcleo de una estrella, y desde entonces, impregnados en la esencia de la vida, se han reencarnado millones de veces en célula, pez, dinosaurio y finalmente en ser humano, y así seguirán haciéndolo hasta el final de los tiempos.- .

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS