Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ROCK

Marianne Faithfull evoca el cabaré berlines a solas con un pianista

De musa de los años sesenta y compañera tórrida y sentimental de estrellas del rock de aquellos años a cantante sobria y sencilla de cabaré. Marianne Faithfull, siempre inquieta y nada conformista, se permite el lujo de seguir hacien do lo que le da la gana. De origen aristocrático y niña bien, se atreve ahora a evocar los tiempos de la República de Weimar, los años creativos y llenos de energía que precedieron al Berlín nazi. En Twenty century blues, su reciente disco, canta a Kurt Weill y a Bertolt Brecht.

Convive a duras penas con su pasado escabroso de heroinómana reconocida y amoríos con varios miembros de los Rolling Stones: "Es algo que está ahí, no puedo renegar de ello, y además me siento orgullosa de haber contado con la amistad de Keith Richards o Mick Jagger", reconocía ayer en la rueda de prensa que concedió en su hotel madrileño para presentar el espectáculo que la tendrá mañana en el Centro Cultural de la Villa. Marianne Faithfull, no obstante, sólo quiere hablar de su nuevo disco y se sorprende cuando un periodista le pregunta qué va a hacer en Madrid: "Exactamente lo que vengo haciendo por Europa en otros conciertos", contesta regañándole.Twenty century blues, el disco en que basará su concierto de mañana acompañada por el pianista Paul Trueblood, es un homenaje a Weill, a Brecht y a los cabarés de Berlín antes de que la ciudad muriera por la llegada de Hitler al poder: "La idea me rondaba desde hace diez años, cuando canté canciones de Weill con Lou Reed, Sting o Tom Waits. Caerán otras canciones mías, pero no esperen Sister morphine [su canción más emblemática y significativa], sería recrearme demasiado en el morbo".

Marianne Faithfull actúa mañana en el Centro Cultural de la Villa (plaza de Colón, s/n; metro Colón). 22.30. 3.500 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997

Más información

  • LA CANTANTE ACTÚA POR PRIMERA VEZ EN MADRID