Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos acogen con críticas el nuevo plan de los agentes de barrio

La policía de barrio, el más ambicioso proyecto en seguridad de la Dirección General de Policía, no gusta a la mayoría de los sindicatos. Consideran que esta nueva modalidad de servicio, que precisamente se estrena hoy en Madrid, no cumplirá sus objetivos y que incluso pondrá en peligro a los agentes al obligarles a patrullar solos o en motocicletas de pequeña cilindrada.El plan, en cuya primera fase participarán un centenar de agentes de las comisarías de Entrevías, Chamberí y Usera, será presentado hoy por el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y el director general de la Policía, Juan Cotino. En el acto participarán el presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón; el delegado del Gobierno en Madrid, Pedro Núñez-Morgades, y el alcalde de la capital, José María Álvarez del Manzano.

"Nosotros no acudiremos. Es una policía de escaparate, una moto que han vendido a las asociaciones de vecinos. Se trata de un plan infantil que no está a la altura de las necesidades de una policía moderna capaz de dar respuesta a los nuevos fenómenos delictivos", afirmó el secretario de Acción Sindical de la Unión Federal de Policía (UFP), Diego Conejos. "Se han limitado a copiar el modelo británico en vez de invertir en el 091, que es el verdadero servicio de proximidad. Van a dejar al policía solo y sin apoyo. En fin, que han construido la casa por el tejado y lo único que se va a conseguir, una vez más, es un fracaso. Le damos seis meses de vida al plan", añadió Conejos.Conejillos de Indias

Tampoco fue más benigna la crítica lanzada por la Asociación Nacional de Policía Uniformada (ANPU). Para este sindicato, el plan que regula la denominada policía de proximidad no ha sido presentado al Consejo de la Policía, lo que ha impedido debatirlo y mejorarlo. "Sólo conocemos un anteproyecto, pero no el documento definitivo. Por eso estamos a ciegas, y antes de dar nuestro aprobado debemos saber con exactitud cómo quedan temas tan importantes como la situación laboral de los agentes, su jornada y su protección jurídica y personal", manifestó el portavoz del ANPU, Florentino Díaz. Este sindicato coincidió con la UFP en destacar el peligro que para el agente supone patrullar en solitario. "Tratan al agente como un conejillo de Indias. Se le deja solo en un país donde hay terrorismo, narcotráfico, delincuencia organizada... Donde, además, carece de protección jurídica y donde sus actuaciones contra la delincuencia son siempre criticadas", añadió.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), en la misma línea que las otras centrales, criticó el nuevo plan, aunque centró sus dardos en la motorización de los agentes. "Esto es un show, carece de base. Si ya tenemos unidades de motos, ¿para qué queremos más? Puede que sea porque las motos carecen de zapatas de frenos, están viejas y apenas funcionan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de abril de 1997