El Paul Newman de los técnicos

Marcello Lippi es un toscano de Viareggio, la ciudad en la que se celebra el torneo de fútbol juvenil más importante de Europa. A sus 49 años se considera una persona entusiasta e intuitiva. "Cuando hablo con mis jugadores me gusta mirarlos a los ojos. No soporto a quienes los bajan ni que hablen de mí a mis espaldas. Intento entrar en la cabeza de los futbolistas, comprender sus motivos. Busco, sobre todo, crear un grupo de personas que quieran ayudarse mutuamente".Como jugador de Primera División disputó 172 encuentros en los que marcó cinco goles. También jugó 67 partidos en Segunda (dos goles). Concluyó su carrera de jugador en el Pistoiese. Antes de convertirse en entrenador de la Juventus, se fogueó en las divisiones inferiores del fútbol italiano. En nada menos que siete clubes tuvo que entrenar antes de ocupar el banquillo de los campeones de Europa. Desde 1994, Lippi entrena a la Juve, con la que ha conseguído el scudetto y la Copa en 1995; la Supercopa italiana y europea, la Liga y Copa Intercontinental en 1996.

Más información

En Italia lo llaman el Paul Newman de los entrenadores, obviamente por su belleza. Pero a él eso no le importa lo más mínimo. Prefiere hablar de cosas más importantes, como la amistad o las relaciones humanas.

Hombre religioso, pero no un meapilas. "¿Que si creo en Dios? Sí, pero de una forma totalmente personal, como creo en el amor y en la sinceridad. Nunca he aceptado compromisos: prefiero pagar en primera persona antes que dejar a deber, en la vida como en el banquillo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de abril de 1997.

Lo más visto en...

Top 50