Entrevista:

''Muchos números dos bien colocados se convierten en un numero uno colectivo"

Tras las victorias en Milán y Amsterdam, Marcelo Lippi es un técnico al que todos envidian: "Yo, a Ronaldo no lo ficharía nunca". Ahora también descarta al delantero revelación. Un equipo siempre asediado que hay que describir con calma. Esto es también el Juventus para Marcello Lippi. La velocidad frenética del juego, la potencia de las masas en movimiento y la necesidad de no dejarse atropellar, aplastar por la avalancha blanquinegra (11 millones de personas vieron por televisión cómo ganaba en Arristerdam). Un problema de equilibrio. Tras la demolición del Milan y del Ajax, Lippi hace las veces de defensa central: responde a las preguntas con un marcaje al hombre.Pregunta. Ahora todos lo dicen a coro, "son los mejores del mundo". También Van Gaal.

Más información

Respuesta. Considero que quien se lo cree de verdad no ha comprendido nada de la vida. Dado que alguna cosa he comprendido, no hago caso.

P. Sin embargo no puede ocultarlo: ustedes no sólo han derribado al Milan y al Ajax sino todo aquello que representaban. Es decir, que sobran los esquemas.

R. Nada de eso; han sido sólo dos victorias importantes de un equipo en buena forma. Cuando están bien, el Milan y el Ajax saben hacerlo todo. Lo mismo que nosotros.

P. Antes eran fuertes, ahora son irresistibles: ¿cuál ha sido el cambio adicional?

R. El último salto cualitativo se debe a que los jóvenes han madurado, no sólo Vieri y Amoruso, sino también luliano y Tacchinardi. Un desarrollo psicológico y moral, además de técnico. Se apoyan entre sí. El primer día de concentración de pretemporada pedí a los veteranos: "Ayudadme a integrar rápidamente a los nuevos fichajes". Así ocurrió y se lo agradezco. Para mí, eso es lo que significa un grupo,

P. Usted y Vieri estuvieron a punto de llegar a las manos.

R. A las manos no, en la vida. Una discusión, sí. También ocurre con la mujer, pero luego pocos se divorcian. No creo que un jugador que se enfada con su. entrenador esté perdido para siempre. Hablo en general, claro.

P. En abril, ustedes siguen corriendo el doble que los demás: ¿a qué se debe?

R. Pero fíjese que todos los jugadores del Juventus son muy buenos y no sólo corriendo. Es cierto que cuando se llega a los 40 partidos es mejor correr más rápido que el adversario.

P. Ganar con Vialli y Ravanelli, ganar con Vieri y Amoruso: admitirá que no es lo mismo.

R. La primera frase que me soltó Vialli cuando nos encontramos en la Juve fue "míster, ayúdeme a marcharme de Turín". Recuperarlo fue una enorme satisfacción. Como lo es formar un equipo joven, dúctil, que sabe jugar de muchas formas diferentes. En el fondo, ése es mi trabajo.

P. El mercado enloquece con Ronaldo y ustedes fichan a Birindelli. ¿Por qué no le interesa el número uno?

R. Porque muchos números dos bien colocados en el campo se convierten en un número uno colectivo. Pero es necesario saber escoger. Boksic y Zidane, hay que recordarlo de vez en cuando, no son jugadores cualquiera sino unos campeones extraordinarios. A pesar de todo, nunca nos dejamos deslumbrar por los nombres.

P. ¿Cuándo comprendió que la nueva Juve podía convertirse en algo grande?

R. En Zúrich, en un partido de pretemporada contra el Bayern. Faltaban un montón de titulares y los sustitutos vencieron gracias a que jugaron con muchísimas ganas. Entonces pensé: Ya está, lo tenemos.

P. Vencer y vender, ¿cómo se hace?

R. Es necesario que todos estemos de acuerdo. Ningún directivo ha cedido un jugador sin mi visto bueno.

P. ¿Qué es lo que todavía puede romper esta racha del Juventus?

R. Tenemos que tener cuidado con casi todos nuestros rivales, todos se están reforzando. Pero estamos trabajando para seguir en la brecha. Y no hemos hecho más que empezar a ganar.

P. Usted ha dicho: "Espero que ningún equipo italiano caiga en la trampa de Ronaldo".

R. Y me ratifico. Me parece que el caso del brasileño ha sido utilizado en los últimos meses sólo para elevar su cotización.

P. Está condicionado por sus años como entrenador de jóvenes.

R. Es cierto: siempre he apostado mucho por los jóvenes. Por los jóvenes italianos.

Copyright EL PAÍS-La Reppublica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de abril de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50