NECROLÓGICAS

Zdenek Mlynar, impulsor de la Primavera de Praga

El reformista Zdenek Mlynar, que fue secretario del Comité Central del Partido Comunista checoslovaco durante la llamada Primavera de Praga y después firmante de la Carta 77, falleció ayer en Viena, a los 67 años, víctima de un cáncer de pulmón, según informó su familia.Excluido del PC tras la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia, en agosto de 1968, y las posteriores purgas bajo la nueva dirección de Gustav Husak, Mlynar fue uno de los firmantes de la Carta 77 a fa vor del respecto de los derechos humanos, y en aquel mismo año de 1977 se exilió en Austria.

Mlynar había estudiado en Moscú con quien sena con el tiempo último presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, y ejerció notable influencia sobre Alexander Dubcek, primer secretario del PC checoslovaco, impulsor y símbolo del frustrado experimento de comunismo de rostro humano conocido como la Primavera de Praga. Durante el exilio austriaco trabajó como profesor del Instituto de Política Internacional de Laxemburgo (cerca de Viena) y en la Universidad de Innsbruck. Tras la caída del comunismo, en 1989, Mlynar intentó regresar a la política checa como candidato del Bloque de Izquierda, pero no consiguió suficientes votos para salir elegido diputado. Su libro, titulado en alemán Nachtfrost (Helada nocturna o El hielo llegó del Kremlin), de 1978, está considerado como una obra clave para entender los intentos del grupo de Dubcek para democratizar y liberalizar el régimen. Mlynar, que era el miembro más joven del buró político del PC checoslovaco cuando las tropas del Pacto de Varsovia reprimieron el experimento reformista, explica en su libro el fenómeno de la Primavera de Praga como el resultado de un pulso dialéctico entre reformistas y un grupo opuesto de comunistas que intentaba frenar a aquéllos. Durante la normalización impuesta luego por Gustav Husek, Zdenek Mlynar fue despojado de todos sus cargos, expulsado del partido y privado de la ciudadanía, por lo que se exilió en Austria.-

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS