Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE ARGENTINA

Villeneuve iguala a su padre

El piloto de Williams ganó su sexta carrera del Mundial en Buenos Aires

Jacques Villeneuve, de 25 años, utilizó toda su destreza para acabar ganando el Gran Premio de Argentina de fórmula 1, que ayer se disputó en el circuito Oscar Gálvez de Buenos Aires. Villeneuve, que en algunos momentos dispuso de una ventaja superior a 20 segundos respecto a su más inmediato perseguidor, atravesó la línea de llegada con el británico Eddie Irvine (Ferrari) pisándole los talones. La tercera posición fue para Ralf Schumacher (Jordan-Peugeot). Fue un final realmente emotivo, que no impidió a Villeneuve igualar el récord de su padre, Gilles -fallecido en accidente en mayo de 1982 en Bélgica-, al lograr el sexto triunfo en un Gran Premio.El paso de Villeneuve por la F-1 es aún corto, pero ya es realmente productivo. Llegó al comienzo de la pasada temporada y la cerró con cuatro triunfos y el subcampeonato. Ahora, convertido ya en el piloto más rápido de la F-1 y en el líder incuestionable de Williams -Hill corre con Arrows-, parece disparado hacia el título. No tuvo suerte en Australia, donde se vio atrapado en un accidente en la primera vuelta, pero después ha ganado las carreras de Brasil y Argentina y ya es líder del Mundial.

El GP de Argentina comenzó mal, con una salida ajetreada de la que salieron tremendamente perjudicados el alemán Schumacher (Ferrari) y el escocés David Coulthard (McLaren-Mercedes), que se vieron apeados de la prueba nada más empezar.

El barullo provocó que la organización sacara el Sofety Car, coche al que todos los pilotos están obligados a seguir en fila india sin poder adelantar, manteniendo, pues, las posiciones que tenían en el momento de neutralizar la carrera. El Gran Premio no se reinició y con ello se impidió a Schumacher y a Coulthard volver a tomar la salida.

Cuando el Sofety Car había realizado cuatro vueltas y los problemas de la pista estaban ya solventados, comenzó realmente la carrera. Fue a partir de aquel momento cuando los dos bólidos de Williams cerraron filas y coparon la cabeza de la prueba. Sin embargo, Heinz Harald Frentzen, segundo en la parrilla de salida, abandonó por problemas mecánicos en la sexta vuelta y dejó la batalla planteada entre Villeneuve, Olivier Panis (Prost-Mugen) e Irvine. También Panis abandonó en la 20ª vuelta, con su coche humeante.

De golpe, Villeneuve se encontró en cabeza de la prueba a una considerable distancia de Irvine, su más inmediato perseguidor. Los problemas con los neumáticos obligaron al canadiense a entrar en talleres tres veces, una más que la mayoría del resto de los equipos. Pero cuando lo hizo, la diferencia sobre Irvine era tanta que siempre mantuvo el liderato. La última vez, cuando faltaban 15 vueltas para cubrir las 72 de la carrera, Villeneuve se encontraba a 20,8 segundos de Irvine. A su regreso a la pista se encontró con el británico rozándole la cola. Estaba a cuatro segundos y la distancia se fue reduciendo hasta quedar en milésimas. El acoso fue brutal en las últimas vueltas, pero Irvine nunca encontró una buena puerta por la que pasar al piloto canadiense.

Resultados

GP de Argentina: 1. Villeneuve (Williams-Renault). 2. Irvine (Ferrari), a 0,9 segundos. 3. R. Schumacher (Jordan-Peugeot), a 12s.

Clasificación del Mundial: 1. Villeneuve, con 20 puntos. 2. Coulthard, 10. 3. Berger, 10.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de abril de 1997