Núñez abre la puerta a Ronaldo si paga la cláusula

Barcelona / Río de Janeiro - 01 abr 1997 - 22:00 UTC

Ronaldo lanzó ayer desde Río de Janeiro una seria advertencia al Barcelona: "Quien se meta con mis representantes se está metiendo conmigo". El delantero respondió así a las acusaciones vertidas por el vicepresidente del club, Jaume Sobrequés, contra los agentes del jugador, Alexandre Martins y Reinaldo Pitta. "Ronaldo ha de hacer menos caso de sus representantes, auténticas aves de presa", afirmó Sobrequés en el programa La Portería que emite La 2. Josep Lluís Núñez, presidente del club, intervino ayer en el conflicto desautorizando a Sobrequés y exponiendo la postura del club: el jugador puede marcharse si paga su cláusula de rescisión.La polémica se deriva de las pretensiones de Ronaldo por mejorar su contrato cuya claúsula de rescisión se eleva a unos 4.600 millones de pesetas. El delantero azulgrana considera que la directiva no actuó de forma correcta porque convocaron a sus representantes para negociar pero no cumplió con lo pactado. La directiva deseaba, mediante acuerdos con alguna firma o televisión -Núñez citó ayer a Nike y TV3-, poder doblarle los 250 millones de pesetas anuales que percibe Ronaldo a cambio de prolongar su contrato por dos años más y que su cláusula de rescisión pasara de 4.600 millones a 10.000 millones de pesetas.

Después de que Ronaldo manifestara de forma pública el pasado 24 de marzo que está dispuesto a abandonar el Barcelona si antes del 30 de junio próximo el club no equipara su contrato a la mejor oferta que reciba, la directiva respondió que no piensa negociar con ningún jugador hasta final de temporada.

Núñez certificó ayer que efectivamente el Barcelona elaboró lo que llamó un convenio de buenas intenciones para mejorar los emolumentos del jugador pero hizo hincapié en que, en ningún caso, se trataba de un contrato y que, por lo tanto, el Barça no ha incumplido ningún compromiso. Ese documento expiraba el pasado 20 de febrero y una vez transcurrida la fecha el jugador podía negociar con otros clubes, evidentemente, siempre y cuando estuvieran dispuestos a pagar la claúsula de rescisión de su contrato.

Sin condiciones

"Ronaldo", afirmó ayer Núñez, "no tiene derecho a exigir ningún condicionamiento al Barcelona que no sea el que tiene en vigor con el club pero nosotros no tenemos ningún derecho a retener al señor Ronaldo. No podemos hacer nada como en su día no pudimos hacer nada cuando un club depositó 300 millones por Milla y otro otros 300 millones por Roberto".Ronaldo, desde Río Janeiro, fue contundente al ser informado sobre las manifestaciones de Sobrequés: "Esto me molesta mucho. No entiendo cómo el Barcelona puede decir esto de Pitta y de Martins. Debe tener en cuenta que son amigos míos y deben tenerles respeto y consideración. Es grave. Mi vida ha cambiado mucho gracias a ellos. Por esta razón daré mi aprobación absoluta a todo lo que hagan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de abril de 1997.

Lo más visto en...

Top 50