Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Granada, capital de Albania

El conflicto que vive, el país balcánico hace que las selecciones de fútbol jueguen en España sus partidos del Mundial 98

Durante una semana, Granada ha dejado de ser Granada para convertirse en la capital de Albania, Tirana. El conflicto armado que vive estos días el país balcánico ha hecho que sus dos selecciones de fútbol jueguen sus partidos aquí. La sub 21, en Guadix, y la absoluta, en la capital granadina. El público, solidario, animó a los albaneses en sus primeros encuentros el sábado ante Ucrania como si se tratara de la selección española. Pero perdieron ambos. Por 3-0 los pequeños y por 1-0 los grandes. Ahora se preparan para su segunda sesión frente a un rival aún más difícil, Alemania. Hoy, de nuevo en Guadix, los sub 21, y mañana la selección absoluta, en Granada. Pero no toda la afición estará ya con ellos. Más bien al contrario.La expectación ha subido sensiblemente, pues el sábado, en el Nuevo Los Cármenes de la capital, se llegaron a ver más espectadores en el palco que en las gradas. Para mañana, sin embargo, se han vendido ya más de 3.000 localidades, y el partido se televisará en directo para Alemania. Todo ello significa que Albania jugará esta vez más en cancha ajena, con mucho público rival. La mayoría de los aficionados serán alemanes residentes en la Costa del Sol. Éste ha sido uno de los motivos fundamentales por los que el Ayuntamiento granadino ha aceptado la propuesta realizada por la Federación Española de Fútbol de acoger los encuentros, tras la prohibición de la FIFA de jugar en Albania.

El clima de guerra civil se ha dado, un respiro entre los futbolistas albaneses durante su estancia en Granada, pero la incertidumbre de muchos de ellos, que tendrán ahora que volver a su país, se hace notar en el ambiente.

Los, integrantes del equipo sub 21 tienen más fresca en la memoria lo que está viviendo su país. Fueron reclutados uno a uno, vía fax, y dejaron a sus mujeres e hijos en medio del conflicto. Al margen de los entrenamientos, la visita a la Alhambra y los recorridos a pie por la ciudad, los jugado res se pasan el día intentando hablar con sus familiares para asegurarse de que siguen bien. Por eso reconocen: "No podemos tener la concentración necesaria para un partido tan importante como el de Alemania".

Bledar Kola, de 24 años, titular de la selección absoluta desde que se fue hace cinco años a Grecia, es de la media docena de privilegiados que juegan fuera del país, pero ve el conflicto con igual dolor: "Sólo Dios sabe lo que va a suceder. Cada día se acerca más el caos", dijo en el hotel de la concentración. "La situación es ahora más tranquila, la vida empieza a calmarse, pero es sólo momentáneo. Es terrible ver lo que está pasando allí, ver por televisión a los niños muriendo cada día va la gente armada. Procuramos que las cosas que están sucediendo no nos afecten, pero es muy difícil, porque la situación hace que tengamos poco contacto. Además, la mayoría de los profesionales vivimos fuera de Albania. Volver con ese clima de tensión es muy duro".

Para los jugadores que sí residen en el país, salir de él y encontrarse de pronto en Granada ha supuesto un choque. Muchos tal vez decidan no regresar al infierno. "Es lo mismo que nos sucedió a nosotros, a los profesionales, cuando salimos hace cinco o seis años" agregó KoIa. Estar en un país que había vivido bajo la dictadura comunista durante 50 años, absolutamente pobre, y encontrarte viviendo, en una democracia produce un gran impacto.

Mientras llegan los Partidos de hoy y mañana, los albaneses disfrutan de Granada. Los de la capital, incluso prefieren caminar hasta el estadio de entrenamientos en lugar de subir al autobús dispuesto por la organización. Nadie comenta sus planes a partir del miércoles y si piensan quedarse en España, aunque se ha recordado estos días un precedente con la selección albanesa de baloncesto, que hace cinco años disputó un preolímpico antes de los Juegos de Barcelona, y uno de sus jugadores trabaja desde entonces en la estación de esquí de Sierra Nevada.

Mientras tanto, todo pasa porque Granada sea un poco la capital de Albania, aunque el territorio nacional sólo mida una hectárea de césped en cada partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 1997