Los precios subieron un 0,3% en febrero en Estados Unidos

La subida de un 0,3% en el índice de precios al consumo (IPC) de febrero deja sin resolver el compás de espera sobre la subida de los tipos de interés. El aumento de tres décimas es relativamente moderado y a tono con otros datos, que indican que la inflación está controlada por el momento, pero hay también argumentos a favor del encarecimiento del precio del dinero como medida preventiva.La Reserva Federal (banco central de EEUU) se reúne el próximo día 25 y la cita se ha convertido en la referencia más inmediata de las oscilaciones de la bolsa, que ayer perdía 35 puntos poco antes del cierre.

El IPC de febrero creció tres décimas después del aumento del 0,1% de enero. La inflación básica, deducida tras eliminar los componentes de mayor volatilidad como los alimentos y el sector de la energía, subió un 0,2%.

En este caso, los datos del Departamento de Comercio coincidieron con las estimaciones de los círculos financieros. Examinadas con más detalle, las cifras ponen de manifiesto un descenso notable del coste de la gasolina y el gasóleo, un aumento del precio de las viviendas y los gastos médicos y equilibrio en la alimentación,

En líneas generales, el índice de precios, que podría haber sido mejor, no se interpretó como definitivo, para inclinar hacia uno u otro lado la espada de Damocles de los tipos de interés. Los precios al por mayor cayeron la semana pasada por segunda vez en el año.

La presión de los precios, no es excesiva, pero se mantiene la que procede de los salarios, por el mantenimiento de bajos índices de desempleo. La Reserva Federal tiene margen para decidir si la amenaza de inflación es tan seria como para enfriar el consumo con un retoque al alza de los tipos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción