Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Dos razones

En Primer lugar, escribo para participar en la tonta polémica de la tala de árboles de la mediana de la calle de Toledo. No sé a qué viene tanta queja de los vecinos. Para una perspectiva más o menos mona que tenemos en esta ciudad -la Puerta de Toledo desde Pirámides y el Puente de Toledo-, a quién se le ocurriría en su día la feliz idea de taparla con esos pedazos de pinos alpinos. Lo único que cabría reprocharle al Ayuntamiento es que tale los árboles. No tiene más que trasplantarlos y poner en su lugar arbustos tipo adelfas o árboles bajos. Todo este afán ecologista nos ofusca a veces un poco.En segundo lugar, decirle al señor alcalde que si lo de negarle una calle a los masacrados abogados de Atocha es por no dedicar calles de Madrid a hechos tristes y luctuosos, sean del signo que sean, entonces le rogaría que cambiara el nombre de la mía, que, además de lúgubre, guarda claras resonancias partidistas: nada menos que Mártires de Paracuellos se llama. ¿Es que para mi calle no se aplica el mismo criterio?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997