Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La Copa del Rey

Única y exclusivamente Flores fue capaz de sacar partido a una plantilla que se entregó en cuerpo y alma para ser finalista de la Copa del Rey. Una plantilla que luchó, peleó, defendió, rebotó, encestó, jugó al baloncesto y llegó a tener hasta 17 puntos de ventaja sobre su rival.Flores perdió la Copa, él, personalmente, porque a pocos minutos del final, y estando por delante en el marcador, no puede sentar a jugadores que demostraron en la semifinal que sabían resolver, que tenían temple, experiencia y acierto; todo eso demostraron el día anterior, y Flores los sienta y prescinde de ellos.

Pero eso no es lo peor, lo peor es que tuvo el cuajo de encajar un parcial de 0-15 en cinco minutos y mostrarse impasible. No hizo absolutamente nada. Eso no se hace. No tenía ningún derecho. Supongo que no supo más, todos nos dimos cuenta, sus jugadores, la afición, los contrarios y cualquiera que tenga dos dedos de frente se dio cuenta de que había que hacer algún cambio, ¡alguno! Pero no quiso, no le dio la gana. Se maneja mucha soberbia en el mundo del baloncesto.

Desde aquí felicito a todos los jugadores del Cáceres y a su afición: me hicisteis disfrutar de verdad con vuestro juego y os merecisteis esa Copa. En cualquier caso, es un gran triunfo.

Enhorabuena.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de febrero de 1997