Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los primogénitos son más autoritarios, y los úItimos, más creativos y tolerantes

Un estudio revela que el orden de nacimiento determina el carácter de los hermanos

El orden de nacimiento en la familia determina más el carácter que la pertenencia a una clase social. Los líderes políticos, dictadores o grandes hombres de empresa son, casi siempre, primogénitos. En cambio, los protagonistas de cambios radicales, revoluciones o de ayuda humanitaria tienen casi siempre en común que son los hermanos pequeños, según afirma el profesor del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT) Frank Sulloway en el libro Nacido para rebelarse: orden de nacimiento, dinámica familiar y creatividad.

, "El entorno familiar y no las diferencias genéticas son las claves de las diferencias de personalidad", afirma el profesor, para quien "la competencia para conseguir recursos limitados, incluida la atención de los padres", es la que forja el carácter de la persona.La selección natural favorece a aquellos que logran minimizar la competición directa mediante la diversificación. En el ámbito genético, las personas con el mismo orden de nacimiento tienen más cosas en común entre sí que con sus propios hermanos. Ello origina dos de las causas más importantes de la evolución social: el conflicto padres-hijos y el conflicto hermano -hermano."Durante las revoluciones sociales las diferencias individuales en percepción, atribuibles a la dinámica familiar, son hasta 1.000 veces más influyentes que las clases sociales", manifestó Sulloway a este diario, durante su estancia en el foro económico mundial, celebrado la pasada semana en la ciudad suiza de Davos.Sulloway, que ha basado su estudio en la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwing, ha pasado más de 20 años estudiando minuciosamente biografías y toda la información disponible sobre los personajes que han protagonizado la historia desde la revolución copernicana, pasando por la reforma protestante o la revolución francesa hasta nuestros días. Su teoría se resume en "Dime cómo eres y te diré en qué puesto has nacido". Adolfo Hitler, primer hijo que sobrevivió, Sadam Husseim, Benito Mussolini, Mao Tse-Tung, Stalin o Robespierre fueron primogénitos. Por el contrario, Mahatma Ghandi, Martin Luther King, Lenin o Florence Nightingale fueron los pequeños de las familias. El mundo del cine también tiene los "duros" o primogénitos como Sean Connery, Michael Douglas, Anthony Hopkins o Bruce Willis, frente a los actores que se inclinaron por la comedia y que tienen en común haber nacido el último o en los últimos lugares como Charlie Chaplin, Groucho Marx o Joan Rivers.

"Los revolucionarios de derechas tiene 18 veces menos probabilidades de haber nacido en los últimos lugares que los revolucionarios de izquierdas", afirma el profesor, quien en su estudio ha descubierto que los hijos mayores, independientemente de que sean chicos o chicas, adoptan con mayor facilidad las ideas políticas de los padres.

Charles Darwing fue el pequeño del hijo pequeño durante cuatro generaciones y Benjamín Franklin durante cinco. "Corno consecuencia, se puede predecir que Darwing y Franklin son más liberales que el 80% de la población". Aunque la mayoría de los personajes estudiados son hombres, las mujeres responden de la misma manera a los estímulos que emite el entorno. Los primogénitos de ambos sexos suelen ser agresivos y autoritarios, aunque los hombres lo son físicamente, mientras que las mujeres, verbalmente.

"Los últimos nacidos, especialmente en tercero y cuarto lugar, están más abiertos a nuevas ideas y nuevas formas de hacer las cosas y tienen más probabilidades de que se les ocurran soluciones revolucionarias", dice Sulloway, él mismo el tercero de cuatro hijos. También tienen más tendencias que los primogénitos a ser homosexuales.

Identidad con los padres

Los hijos únicos, como los primogénitos, tienden a identicarse fuertemente con los padres y con la autoridad y suelen ser bastante conservadores y convencionales. El hecho de tener la libertad de explorar nichos familiares potenciales sin la amenaza de la exclusión competitiva de los hermanos hace que sean más variables en intereses, personalidades, actitudes sociales. En este grupo están Bill Clinton, Delano Roosevelt, Isaac Newton o John Lenon.

Sulloway se muestra muy prudente a la hora de tener en cuenta este tipo de rasgos en la selección de una persona para un trabajo. "Si bien es cierto que un primogénito. suele tener las dotes de mando necesarias en la dirección de una empresa, también es necesaria la creatividad, y ésta la suelen tener más los hermanos pequeños". El ideal sería un equipo integrado por ambos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de febrero de 1997